Inicio
Canal Multimedia
Libro de Visitas
Archivo
Usuarios
Mapa del sitio
 
versión español version ingles
Mensaje de Fidel a sus compañeros de la FEU
Autor :Agencia Cubana de Noticias, ACN / Fotografías de: - Publicado: 27/01/2015 08:43:44 AM| 0 Opiniones

 Queridos compañeros:

Desde el año 2006, por cuestiones de salud incompatibles con el tiempo y el esfuerzo necesario para cumplir un deber —que me impuse a mí mismo cuando ingresé en esta Universidad el 4 de septiembre de 1945, hace 70 años—, renuncié a mis cargos.

No era hijo de obrero, ni carente de recursos materiales y sociales para una existencia relativamente  cómoda; puedo decir que escapé milagrosamente de la riqueza. Muchos años después, el norteamericano más rico y sin duda muy capaz, con casi 100 mil millones de dólares, declaró ―según publicó una agencia de noticias el pasado jueves 22 de enero—, que el sistema de producción y distribución privilegiada de las riquezas convertiría de generación en generación a los pobres en ricos.

Desde los tiempos de la antigua Grecia, durante casi 3 mil años, los griegos, sin ir más lejos, fueron brillantes en casi todas las actividades: física, matemática, filosofía, arquitectura, arte, ciencia, política, astronomía y otras ramas del conocimiento humano.

Grecia, sin embargo,  era un territorio de esclavos que realizaban los más duros trabajos en campos y ciudades, mientras una oligarquía se dedicaba a escribir y filosofar. La primera utopía fue escrita precisamente por ellos.

 Observen bien las realidades de este conocido, globalizado y muy mal repartido planeta Tierra, donde se conoce cada recurso vital depositado en virtud de factores históricos: algunos con mucho menos de los que necesitan; otros, con tantos que no hallan qué hacer con ellos. En medio ahora de grandes amenazas y peligros de guerras reina el caos en la distribución de los recursos financieros y en el reparto de la producción social. La población del mundo ha crecido, entre los años 1800 y 2015, de mil millones a siete mil millones de habitantes. ¿Podrán resolverse de esta forma el incremento de la población en los próximos 100 años y las necesidades de alimento, salud, agua y vivienda que tendrá la población mundial cualquiera que fuesen los avances de la ciencia?

Bien, pero dejando a un lado estos enigmáticos problemas, admira pensar que la Universidad de La Habana, en los días en que yo ingresé a esta querida y prestigiosa institución, hace casi tres cuartos de siglo, era la única que había en Cuba.

Por cierto, compañeros estudiantes y profesores, debemos recordar que no se trata de una, sino que contamos hoy con más de cincuenta centros de Educación Superior repartidos en todo el país.

Cuando me invitaron ustedes a participar en el lanzamiento de la jornada por el 70 aniversario de mi ingreso a la Universidad, lo que supe sorpresivamente, y en días muy atareados por diversos temas en los que tal vez pueda ser todavía relativamente útil, decidí descansar dedicándole algunas horas al recuerdo de aquellos años.

Me abruma descubrir que han pasado 70 años. En realidad, compañeros y compañeras, si matriculara de nuevo a esa edad como algunos me preguntan, le respondería sin vacilar que sería en una carrera científica. Al graduarme, diría como Guayasamín: déjenme una lucecita encendida.

En aquellos años, influido ya por Marx, logré comprender más y mejor el extraño y complejo mundo en que a todos nos ha correspondido vivir. Pude prescindir de las ilusiones burguesas, cuyos tentáculos lograron enredar a muchos estudiantes cuando menos experiencia y más ardor poseían. El tema sería largo e interminable.

Otro genio de la acción revolucionaria, fundador del Partido Comunista, fue Lenin. Por eso no vacilé un segundo cuando en el juicio del Moncada, donde me permitieron asistir, aunque una sola vez, declaré ante jueces y decenas de altos oficiales batistianos que éramos lectores de Lenin.
De Mao Zedong no hablamos porque todavía no había concluido la Revolución Socialista en China, inspirada en idénticos propósitos.

Advierto, sin embargo, que las ideas revolucionarias han de estar siempre en guardia a medida que la humanidad multiplique sus conocimientos.

La naturaleza nos enseña que pueden haber transcurrido decenas de miles de millones de años luz y la vida en cualquiera de sus manifestaciones está siempre sujeta a las más increíbles combinaciones de materia y radiaciones.

El saludo personal de los Presidentes de Cuba y Estados Unidos se produjo en el funeral de Nelson Mandela, insigne y ejemplar combatiente contra el Apartheid, quien tenía amistad con Obama.

Baste señalar que ya en esa fecha, habían transcurrido varios años desde que las tropas cubanas derrotaran de forma aplastante al ejército racista de Sudáfrica, dirigido por una burguesía rica y con enormes recursos económicos. Es la historia de una contienda que está por escribirse. Sudáfrica, el gobierno con más recursos financieros de ese continente, poseía armas nucleares suministradas por el Estado racista de Israel, en virtud de un acuerdo entre este y el presidente Ronald Reagan, quien lo autorizó a entregar los dispositivos para el uso de tales armas con las cuales golpear a las fuerzas cubanas y angolanas que defendían a la República Popular de Angola contra la ocupación de ese país por los racistas. De ese modo se excluía toda negociación de paz mientras Angola era atacada por las fuerzas del Apartheid con el ejército más entrenado y equipado del continente africano.

En tal situación no había posibilidad alguna de una solución pacífica. Los incesantes esfuerzos por liquidar a la República Popular de Angola para desangrarla sistemáticamente con el poder de aquel bien entrenado y equipado ejército, fue lo que determinó la decisión cubana de asestar un golpe contundente contra los racistas en Cuito Cuanavale, antigua base de la OTAN, que Sudáfrica trataba de ocupar a toda costa.
Aquel prepotente país fue obligado a negociar un acuerdo de paz que puso fin a la ocupación militar de Angola y el fin del Apartheid en África.

El continente africano quedó libre de armas nucleares. Cuba tuvo que enfrentar, por segunda vez, el riesgo de un ataque nuclear.

Las tropas internacionalistas cubanas se retiraron con honor de África. Sobrevino entonces el Periodo Especial en tiempo de paz, que ha durado ya más de 20 años sin levantar bandera blanca, algo que no hicimos ni haremos jamás.

Muchos amigos de Cuba conocen la ejemplar conducta de nuestro pueblo, y a ellos les explico mi posición esencial en breves palabras.
No confío en la política de Estados Unidos ni he intercambiado una palabra con ellos, sin que esto signifique, ni mucho menos, un rechazo a una solución pacífica de los conflictos o peligros de guerra.

Defender la paz es un deber de todos. Cualquier solución pacífica y negociada a los problemas entre Estados Unidos y los pueblos o cualquier pueblo de América Latina, que no implique la fuerza o el empleo de la fuerza, deberá ser tratada de acuerdo a los principios y normas internacionales. Defenderemos siempre la cooperación y la amistad con todos los pueblos del mundo y entre ellos los de nuestros adversarios políticos. Es lo que estamos reclamando para todos.

El Presidente de Cuba ha dado los pasos pertinentes de acuerdo a sus prerrogativas y las facultades que le conceden la Asamblea Nacional y el Partido Comunista de Cuba.

Los graves peligros que amenazan hoy a la humanidad tendrían que ceder paso a normas que fuesen compatibles con la dignidad humana. De tales derechos no está excluido ningún país. Con este espíritu he luchado y continuaré luchando hasta el último aliento.         

Fidel Castro Ruz
Enero 26 de 2015
12 y 35 p.m.    

.
 

Déjenos su opinion sobre lo que acaba de leer. Le invitamos al debate con nuestra comunidad de lectores
Su nombre:
Email (opcional):
Titulo de su comentario :
 
Su Opinion:
Codigo de Verificación
 

 

Existen 0 Opiniones de otros lectores sobre el mismo tema

 

 

En esta misma seccion: Fidel: Reflexiones
 Fidel: Siete puñales en el corazón de América
 Fidel “Un triunfo del Tercer Mundo”
 Las contradicciones entre la política de Obama y la ética
 Fidel: Los hechos me dieron la razón
 Transparencia Total
 Descifrando el pensamiento del nuevo presidente de Estados Unidos
 Se pregunta Fidel: ¿Bush, mambí?
 Fidel: Todo estaba dicho
 El parto de los montes
 Fidel: El discurso de Obama en Arizona
 La iglesia ortodoxa rusa
 La estrategia de Maquiavelo
 La crítica justa y constructiva
 La ley de la selva
 El fantasma de la Casa Blanca
 Fidel: "A los pueblos de América Latina"
 Fidel: Lula
 El objetivo irrenunciable
 Fidel: Bush, la antítesis de la ética
 Bien sentenció Fidel: Bush hizo de las suyas en Bucarest
 Con un golpe nuclear compara Fidel daños de Gustav
 El encuentro con Hu Jintao
 La verdad en batalla y el libro de Martín Blandino (III parte)
 La verdad en batalla y el libro de Martín Blandino I parte
 Fidel: La suerte de Mubarak está echada
 La merecida felicitación a Maduro
 Fidel: El discurso de Evo
 El Imperio y la Mentira
 Las elecciones del 4 de noviembre
 Fidel: Lo que no dijo Notimex
 Fidel: El derecho de la humanidad a existir
 El Analfabetismo Económico
 Fidel: El último encuentro con Lula
 Fidel: Obama no estaba obligado a acto cínico
 Fidel: La opinión de un experto
 El papel de bueno ¿a costa de quién?
 Fidel: El gigante de las siete leguas (primera parte)
 Fidel: El mejor homenaje a la madre de un Héroe
 Lo insólito
 Fidel: Pittsburgh y la Cumbre de Margarita
 Lo que no se dijo sobre Cuba
 Una reunión que valió la pena
 Fidel: Haití pone a prueba el espíritu de cooperación
 Fidel: “Allí se engendra una revolución”
 Fidel Castro: La felicidad imposible
 El mensaje de Chávez
 Fidel: La hora de la verdad
 La peor variante
 Los derechos humanos, el deporte y la paz
 El gigante de las siete leguas (parte 2)
 Fidel: Las campanas están doblando por el dólar
 Fidel: La historia no puede ser ignorada
 El Ike financiero
 Para el honor, Medalla de Oro
 El huracán
 Fidel, Las Elecciones
 Fidel: Las mentiras y las incógnitas en la muerte de Bin Laden
 Fidel: Danza macabra de cinismo
 Fidel: Un argumento más para la ONU
 El equipo asediado
 Fidel: La anexión de Colombia a Estados Unidos
 Mi encuentro con Leonel Fernández, Presidente de la República Dominicana
 Fidel: Chávez, Evo y Obama (segunda parte)
 El tercer huracán
 Fidel: La lección de Haití
 La sinceridad y el valor de ser humildes
 La victoria china (parte II)
 Encuentro con la presidenta de Chile Michelle Bachelet
 Fidel: Regalo de Reyes, en alusión a Bush
 Fidel: La victoria china (parte I)
 Fidel: El viaje ¡triunfal! de Cheney a Iraq
 Fidel: Saber la verdad a tiempo
 Fidel: Che era un hombre de ideas.
 Fidel: El silencio cómplice
 Fidel: La voluntad de acero (Primera parte)
 Fidel: Las mentiras de Clinton
 Fidel: Obama y el bloqueo
 Las dos Coreas (parte I)
 Fidel: Como cristianos sin biblias
 Fidel: De nuevo a la carga después de voluntario reposo
 La verdad en batalla y el libro de Martín Blandino (II Parte)
 Fidel: Recuerdos imborrables
 Fidel: El único expresidente norteamericano que conocí
 Fidel:
 Kangamba
 Fidel: acerca de factura petrolera y el desarrollo
 Fidel: El debate de la Cumbre
 Fidel: Los peligros que nos amenazan
 Fidel Castro: Lo que informó la revista Science
 Fidel: Con los pies sobre la tierra
 Las contradicciones en la política exterior de Estados Unidos
 Fidel: El fin no justifica los medios
 El candidato republicano (IV parte)
 Fidel: El preludio
 Declaración pública del presidente cubano Fidel Castro
 El recorrido de McCain y el destino manifiesto de la IV Flota
 Los vivos y los muertos
 Acaba de renacer la IV Flota de intervención
 Carne de cañón para el mercado
 Fidel: Un gesto que no se olvidará
 Fidel: W y la APEC
 Fidel Castro: El imperio y la isla independiente
 Fidel: Lula (II parte)
 Fidel: Bush, el hambre y la muerte
 Fidel: El Che
 Lo considera Fidel un Waterloo ideológico
 Lo verdadero y lo falso
 Fidel: Un pueblo bajo el fuego
 Fidel: Lula (IV y última parte)
 Fidel: La alianza igualitaria
 La gran crisis de los años 30
 La respuesta de Milosevic
 Alerta Fidel Castro sobre posible autodestrucción del mundo
 Fidel: Las guerras ilegales del imperio
 El candidato republicano (V parte)
 Nuevas Reflexiones del presidente Fidel Castro
 Paz y prosperidad
 Mentiras deliberadas, muertes extrañas y agresión a economía mundial
 Fidel: Antonio Maceo
 Fidel: Los superrevolucionarios
 Fidel: La sumisión a la política imperial
 Fidel: Chibás al cumplirse 100 años de su natalicio
 Fidel: Derrota moral sin precedentes del imperio
 Fidel: La constancia escrita
 Fidel: La política y el deporte
 Fidel: Duras y evidentes realidades
 Fidel: El candidato republicano
 Fidel: Mensajes 2 y 3 a Milosevic y su respuesta
 Fidel: Honor a Sergio del Valle
 Fidel: El diálogo con Chávez
 Fidel: La llama eterna
 Fidel: A pesar de todo
 Fidel: ¿Brasil sustituto de Estados Unidos?
 Fidel: El robo de cerebros
 Fidel: Papel de los factores subjetivos
 Fidel: El candidato republicano (III parte)
 Reclama Fidel Castro confianza para beisbolistas cubanos
 Fidel: Un ejemplo de conducta comunista
 ¿Quién quiere entrar en el basurero? se pregunta Fidel
 Fidel: Siempre cuesta arriba
 Somos y debemos ser socialistas
 Fidel: El candidato republicano (ll parte)
 Fidel: Rafael Correa
 Fidel: Bush en el cielo (I parte)
 Knock-out al imperialismo en República Dominicana
 Fidel: Lo que escribí el martes 19
 Fidel: El Tribunal Penal Internacional
 Fidel: Bush en el cielo (II)
 Fidel Castro: Estela Calloni
 Fidel: La visita de Chávez
 Prólogo para los amigos bolivianos
 Las dos Coreas (parte II)
 El encuentro con Lula
 Fidel: Atrapado por la historia
 Salvador Allende, un ejemplo que perdura
 Fidel: El imperio no se resigna a ser el único perdedor
 La Reunión de Washington
 No hacer concesiones a la ideología enemiga
 Sed de sangre (II parte)
 Fidel: Cuba, ¿país terrotista?
 Fidel: El destacamento regresa invicto
 ¡La hormiga pudo más que el elefante!
 Nuestro espíritu de sacrificio y el chantaje del imperio
 El descanso
 EL G-20, EL G-21 Y EL G-192
 Bush, los millonarios, el consumismo y el subconsumo
 Fidel: No es tarea fácil la de Obama
 Fidel: ¿Tiene la OEA derecho a existir?
 Fidel: Días que no pueden ser olvidados
 Fidel: La trascendencia histórica de la muerte de Martí
 Fidel: La reforma sanitaria de Estados Unidos
 Fidel: La sublevación en la ONU (primera parte)
 Fidel: La conciencia tranquila
 Dos lobos hambrientos y una caperucita roja
 Bolivia: Una prueba de fuego
 Los vicios y las virtudes
 La impotencia de las potencias
 La educación en Cuba
 La política cínica del imperio
 La historia real y el desafío de los periodistas cubanos
 Un tema para meditar
 La autocrítica de Bush
 Noticias de Chávez y de Evo
 Las ideas inmortales de Martí
 Dimitri A. Medvedev
 Respuesta rídicula a una derrota
 Las angustias del capitalismo desarrollado
 Fidel: La doble traición de la Philips
 La Revolución Bolivariana y la Paz
 Navegar contra la marea
 Fidel: Enviamos médicos y no soldados
 Fidel: Lo que pasó por mi mente
 Fidel: Darlo todo
 El colmo del ridículo
 Fidel: Nada se puede improvisar en Haití
 El encuentro con Cristina Fernández
 Rahm Emanuel
 Un inmenso e inmerecido honor
 Fidel: Teófilo Stevenson
 Fidel: La canción de Obama
 El canto de Cisne de los ricos
 Fidel: Los 7 congresistas que nos visitan
 El undécimo presidente de Estados Unidos
 La injustificable destrucción del medio ambiente
 La respuesta inmediata
 ¡Gloria a los buenos!
 Cambios sanos en el Consejo de Ministros
 Fidel: China en los cables internacionales
 Fidel: Los culpables somos nosotros
 El artículo de Chávez
 Fidel: Las señales inequívocas
 Fidel: No hay descanso para el mundo
 Fidel: La importancia moral del Clásico
 Mi encuentro con Zelaya
  Fidel: La mentira al servicio del imperio
 Lo que conté sobre Pichirilo
 Fidel: China, la futura gran potencia
 Fidel: Sueños delirantes
 Fidel: Más noticias sobre las angustias del capitalismo
 Fidel: El inicio de la Cumbre
 Fidel: Noticias de Bolivia
 Fidel: ¿Por qué se excluye a Cuba?
 Fidel: Encuentro con Barbara Lee y otros miembros del Caucus Negro
 Fidel: El porvenir incierto
 La victoria inevitable de Evo
 Del bloqueo no se dijo una palabra
 Fidel: Militares con criterios acertados
 Mensaje de Fidel a sus compañeros de la FEU
 Fidel: Poncio Pilato se limpió las manos
 Fidel: La Cumbre y la mentira
 Gestos que impresionan
 Fidel: La Revolución Bolivariana y las Antillas
 Fidel: 10 años enseñando y aprendiendo
 Fidel: El día de los pobres del mundo
 Fidel: Un error suicida
 Fidel: Un Premio Nobel para Mrs. Clinton
 Fidel: Otra vez la podrida OEA
 Fidel: Hay que darlo todo
 Fidel: Una historia de ciencia ficción
 Fidel: Otra noticia que estremeció al mundo
 Fidel: Una pregunta que no tiene repuesta
 Fidel: La tortura no puede ser jamás justificada
 ¿Existe margen para la hipocresía y la mentira?
 Fidel: La lucha apenas comienza
 Fidel: La justicia en Estados Unidos
 Fidel: Noticias relevantes
 Fidel: Educador infatigable
 Fidel: Cinismo genocida (segunda parte y final)
 Fidel: Lo que Obama conoce
 Fidel: El imperio y los robots
 Fidel: La genialidad de Chávez
 Fidel: Los aplausos y los silencios
 Fidel: El caballo de Troya
 Fidel: Almeida vive hoy más que nunca
 Fidel: En los umbrales de la tragedia
 Fidel: Mi ausencia en el C.C.
 Lo que debe demandarse a EE.UU.
 Fidel: La hermandad entre la República Bolivariana y Cuba
 Fidel: La fruta que no cayó
 Fidel: El discurso de Obama en El Cairo
 Fidel: Siete días sin muertos por cólera
 Fidel: La OTAN, gendarme mundial
 Fidel: La envidia de Goebbels
 Fidel: El mundo medio siglo después
 Fidel: Una especie en peligro de extinción
 Fidel Castro: ¿Acaso exagero?
 Fidel: Las bases yankis y la soberanía latinoamericana
 Muere el golpe o mueren las constituciones
 Fidel: Estoy listo para seguir discutiendo
 Fidel: La marcha hacia el abismo
 Una causa justa que defender y la esperanza de seguir adelante
 El 30 Aniversario sandinista y la propuesta de San José
 Fidel: El ALBA y Copenhague
 Fidel: La verdad de lo ocurrido en la Cumbre
 Fidel: ¡Ojalá me equivoque!
 Fidel: El Obama serio
 Fidel: Un premio Nobel para Evo
 Fidel: El Congreso de la Unión de Jóvenes Comunistas de Cuba
 Fidel: El imperio y la Mentira
 Fidel: Las verdaderas intenciones de la
 Fidel: Emplazamiento al Presidente de Estados Unidos
 Fidel: El imperio y la droga
 Fidel: La Guerra inevitable de la OTAN ( II parte)
 Fidel: El zarpazo al acecho
 Fidel: La paz mundial pende de un hilo
 Fidel: El Norte revuelto y brutal
  Fidel: El desfile del 50 aniversario
 Fidel: El desastre de Japón y la visita de un amigo
 Fidel Castro: El origen de las guerras
 Fidel: La tiranía odiosa impuesta al mundo
 Fidel: El imperio y la guerra
 Las armas nucleares y la supervivencia del Homo Sapiens (II parte)
 Fidel: La MINUSTAH y la epidemia
 Fidel: Cómo me gustaría estar equivocado
 Fidel: La contienda inevitable
 Fidel: El imperio por dentro ( V parte)
 Fidel: Entre la emigración y el crimen
 Fidel: El gobierno mundial (I parte)
 Fidel: La victoria estratégica
 Fidel Castro: Israel no atacará primero
 Fidel: La ONU, la impunidad y la guerra
 Fidel: El mejor Presidente para Estados Unidos
 Fidel: El Invierno Nuclear
 Fidel: Soy optimista sobre bases racionales
 Fidel: El gobierno mundial (II parte)
 Fidel:
 Fidel: El principal estímulo a nuestros esfuerzos
 Fidel: El capítulo principal del último libro
 Fidel: El deber y la epidemia en Haití
 Fidel: La batalla contra el cólera
 Fidel: Los Debates del Congreso
 Fidel: 238 razones para estar preocupado (I y II partes)
 Fidel: La Batalla de Girón (primera parte)
 Fidel: Es hora ya de hacer algo
 Fidel: El discurso de Hugo Chávez
 Fidel: Un esclarecimiento honesto
 Fidel: Los tiempos difíciles de la humanidad
 Fidel: El imperio por dentro (II parte)
 Fidel: Lo que jamás podrá olvidarse (I, II y III partes)
 Las armas nucleares y la supervivencia del Homo Sapiens (I parte)
 Fidel: La sublevación en la ONU (segunda parte)
 Fidel: La infinita hipocresía de Occidente
 Fidel: Certificado de buena conducta
 Fidel: El invierno nuclear y la paz
 Fidel: Lo que quieren es el petróleo de Venezuela
 Fidel: El imperio por dentro ( III parte)
 Fidel: Piedad Córdoba y su lucha por la paz
 Fidel: El papel genocida de la OTAN (cuarta parte)
 Fidel: El crimen contra la Congresista demócrata
 El imperio por dentro ( I parte)
 Fidel: Lo que jamás podrá olvidarse (I parte)
 Fidel: Noticias inverosímiles
 Fidel: Si yo fuera venezolano
 Fidel: El imperio en el banquillo de los acusados
 Fidel: Lo mejor y más inteligente
 El imperio y el derecho a la vida de los seres humanos
 Fidel: El plan de la OTAN es ocupar Libia
 Fidel: El imperio por dentro ( IV Parte)
 Fidel: La Rebelión Revolucionaria en Egipto
 Haití: El subdesarrollo y el genocidio
 Fidel: La voluntad de acero (Segunda Parte)
 Fidel: Noticias del cólera en Haití
 Fidel: Cinismo genocida (primera parte)
 Fidel: El G-20, la APEC y la extremaunción de la credibilidad
 Fidel: Colosal olla de grillos
 Fidel: Un acto atroz
 Fidel: El Estado de la Unión
 Fidel: La grave crisis alimentaria
 Fidel: Sin violencia y sin drogas
 Fidel: La Guerra Fascista de la OTAN
 Fidel: Otra estrella del Tea Party
 Fidel: Los dos terremotos
 Fidel: La OTAN, la guerra, la mentira y los negocios
 Fidel: La insostenible posición del imperio
 Fidel: Los desastres que amenazan al mundo
 La Guerra inevitable de la OTAN ( I parte)
 Fidel: ¿Qué diría Einstein?
 Fidel: Un fuego que puede quemar a todos
 Fidel: El asesinato de Osama Bin Laden
 Fidel: Chávez, Evo y Obama
 Fidel: La hazaña de Guadalajara
 Fidel: La aplastante victoria de Daniel y el FSLN
 Fidel: Los caminos que conducen al desastre
 Fidel: El papel genocida de la OTAN (segunda parte)
 Fidel: La vergüenza supervisada de Obama
 Fidel: Las dos Venezuela
 Nuestro derecho a ser Marxistas-Leninistas
 Fidel: La Reunión del G-20
 Fidel: La Cumbre de las guayaberas
 Fidel: El papel genocida de la OTAN
 Fidel: El papel genocida de la OTAN (tercera parte)
 Fidel: El papel genocida de la OTAN (quinta parte)
 Fidel: Realidades edulcoradas...
 Fidel: Los horrores que el imperio nos ofrece
 Fidel: Las ilusiones de Stephen Harper
 Fidel: El Premio Nobel de la Paz
 Fidel: El mundo maravilloso del capitalismo
 Fidel: La necesidad de enriquecer nuestros conocimientos
 Fidel: Dormir con los ojos abiertos
 Fidel: El 67 aniversario de la victoria sobre el nazi fascismo
 Fidel: Días insólitos
 Fidel: Lo que no podrá olvidarse nunca
 Fidel: Triunfarán las ideas justas o triunfará el desastre
 He vivido para luchar, afirma Fidel
 Mandela ha muerto
 Fidel: La realidad y los sueños
 Holocausto palestino en Gaza
 Fidel: ¿Eres o no eres?
 Fidel: La hora del deber
 Fidel: La verdadera amistad
 Fidel: El hermano Obama
 El cumpleaños
 Inicio | HOLGUIN | CUBA | PRIMER PLANO | EDUCACION | DEPORTES | CIENCIA COTIDIANA | SALUD | CULTURA | CIENCIA-TECNICA | COMENTANDO | FOTORREPORTAJE | HISTORIA | TRADICIONES | ENTREVISTAS |  Canal RSSContactos

editor@telecristal.icrt.cu - telf: 423610. /  Tirso Mastrapa Ardite, editor jefe - tirso@telecristal.icrt.cu


Última Actualización: 18/01/2018 10:36:42 AM GMT-05:00
Diseño y Programación: VirtuArte