Inicio
Canal Multimedia
Libro de Visitas
Archivo
Usuarios
Mapa del sitio
 
versión español version ingles
Probabilidades en la vida cotidiana, según la teoría
Autor :Dr. Luis Pérez Tamayo / Fotografías de: - Publicado: 24/01/2013 11:35:26 AM| 0 Opiniones

Nuestra Telecristal transmite un programa donde se analizan, con ayuda de médicos y especialistas, muchos de los mitos que se han ido generalizando en el gran público acerca de aspectos relacionados con la salud. Saludamos esa idea por cuanto significa para la elevación de la cultura científica popular.
En la vida cotidiana de todos, los mitos ocupan un lugar muy especial y en ocasiones determinan aspectos muy importantes, no sólo en cuanto a la salud o la higiene, sino que también surgen o se manifiestan en la vida social, las actividades domésticas, los problemas familiares, el rendimiento laboral y la visión que cada cual se forma de la sociedad donde vive.
Resulta que, entre los mitos más extendidos se encuentra aquél que le asigna un papel preponderante a la CASUALIDAD, con su tendencia a dividir a los seres humanos en “dichosos”, los que tienen mucha “suerte”, y “pesados”, los que no la tienen.
Es cierto que los accidentes o hechos inesperados, en ciertos casos resultan determinantes, lo que induce a muchos a pensar que lo esencial en la vida consiste en tratar de navegar con suerte.
A pesar de que, aunque nos parezca sorprendente, ese mismo azar juega un papel importantísimo, tanto en la naturaleza como en la sociedad, lo importante es que no tiene nada de sobrenatural, sino que, para su estudio y aplicaciones científicas, se ha desarrollado la llamada Teoría de las Probabilidades.
De hecho, son muy pocos los sucesos en la vida real que deben ocurrir con una certeza absoluta.  Por eso, muchas veces el secreto del éxito está en conocer, al menos aproximadamente la probabilidad de ocurrencia de ciertos hechos o accidentes sin dejarlos a la suerte, sino más bien manejarlo científicamente.
Los físicos de mediados del siglo XIX pensaban que, conocidas las circunstancias definitorias de un sistema, en un momento determinado y aplicando las leyes apropiadas, se podría saber exactamente el transcurso futuro de dicho sistema, que podrís ser cualquiera, incluido el universo. Esta era una concepción determinista del mundo que reinó durante cientos de años.
Pero, ya a finales de ese propio siglo, se aclaró que existen sistemas muy importantes, como, por ejemplo, los gases en los que era imposible conocer el estado individual de una entre las millones de millones de átomos y moléculas que los componen. Al contrario, sólo se podía conocer el valor promedio de los diferentes grupos de partículas correspondientes diferentes intervalos de velocidades o energías, empleando para ello fórmulas deducidas a partir de la teoría de probabilidades, tal como se aplican a los juegos de azar.
Así nació el conocido método estadístico, que, sólo considera las probabilidades de que se obtengan diferentes valores en una medición, en lugar de un valor único, estrictamente determinado, como exige la concepción determinista. Tal método de trabajo resultó una novedad en comparación con los enfoques exactos o deterministas en los que cada causa tiene una sola  consecuencia.
Ya en nuestro siglo, se descubrió que la física cuántica también es de naturaleza estadística. Pues sólo se conocen las probabilidades de que ocurran los sucesos o fenómenos cuánticos.
Haciendo una analogía con la estadística que usualmente conocemos, luego del último censo, si Ud  agrupa en nuestro país a 100 personas al azar, en cierto lugar abierto, existe una alta probabilidad de que encuentre en él casi el mismo número de hombres y de mujeres.
Muchos de los fracasos que ocurren en la vida diaria vienen dados por un tozudo empeño de luchar contra las probabilidades, algunos ejemplos de los cuales damos a continuación:
Cuántos no han desdeñado un viaje rápido y cómodo en avión, por seguir el mito de que los viajes por carretera son más seguros.
Muchos dicen: “Mi abuelo fumó toda la vida y jamás le daba ni catarro”, justificando el hábito de fumar y alineándose en el juego de la vida al lado del 90 % de fumadores de entre los que padecen cáncer de pulmón.
Al obligar a los hijos a estudiar ciertas carreras en contra de su vocación, alegando “buscarle un futuro económico promisorio en otras profesiones que hoy son mejor tratadas económicamente”. Se ignora que la probabilidad de no culminar exitosamente una carrera es mucho mayor entre los estudiantes no motivados, Además, los tipos de careras más importantes en cierto momento,  con gran probabilidad cambian en períodos de tiempo tan cortos como los de una carrera universitaria.
Si se aplica la teoría de las probabilidades al estudio, por ejemplo de los caracteres humanos se obtendrá siempre una distribución de la característica estudiada que va de un extremo a otro, formando una figura geométrica conocida como Campana de Gauss.
De mi  experiencia como profesor casi puedo afirmar que en un grupo de unos 30 estudiantes, siempre se encuentran unos cinco o seis muy estudiosos y motivados, unos cuatro o cinco que son todo lo contrario, los que requerirán de esfuerzos especiales y el resto cae entre los estudiantes de formación, hábitos y motivación normales.
Cuánto puede ayudar al profesor trabajar creativamente con una estadística similar. Pero lo más interesante es que podría ser aplicada a otras profesiones que tratan directamente con el público, a nuestro propio vecindario y hasta al seno de una familia: las probabilidades niegan cualquier homogeneidad ideal en los conglomerados sociales.

.
 

Déjenos su opinion sobre lo que acaba de leer. Le invitamos al debate con nuestra comunidad de lectores
Su nombre:
Email (opcional):
Titulo de su comentario :
 
Su Opinion:
Codigo de Verificación
 

 

Existen 0 Opiniones de otros lectores sobre el mismo tema

 

 

En esta misma seccion: CIENCIA COTIDIANA
 Luz y temperatura
 Ciencia para el gran público: Única opción verdadera
 ¿Puede el cerebro interactuar con los objetos?
 Los rayos X : utilidad, peligro y probabilidades
 Los tres grandes misterios de la luz
 ¿Ingravidez en la tierra?
 Ondas sonoras en la vida moderna
 ¿Por qué calientan las hornillas eléctrica?
 La ciencia de punta en nuestros hospitales
 El bagazo ¿energía renovable perspectiva para Cuba?
 Celdas solares o el último misterio de la luz
 Probabilidades en la vida cotidiana, según la teoría
 El ADN o el secreto de la vida
 El Nobel de Física 2013, entre la alegría y la amargura
 La ciencia también se ocupa del desorden
 Las interesantes microondas
 Energía nuclear en bien de la salud
 ¿Por qué enfrían los refrigeradores?
 Cual laboratorios termodinámicos domésticos
 La ciencia cotidiana que nos rodea
 Energía nuclear, sus buenas y malas
 Coches, caballos y la ley física de Acción y Reacción
 Conservación de la energía en la vida común
 Plomo y radiatividad caidos del cielo
 ¿Cuánta electricidad nos toca a cada cual?
 ¿Cuánto pesa un kilogramo?
 Inicio | HOLGUIN | CUBA | PRIMER PLANO | EDUCACION | DEPORTES | CIENCIA COTIDIANA | SALUD | CULTURA | CIENCIA-TECNICA | COMENTANDO | FOTORREPORTAJE | HISTORIA | TRADICIONES | ENTREVISTAS |  Canal RSSContactos

editor@telecristal.icrt.cu - telf: 423610. /  Tirso Mastrapa Ardite, editor jefe - tirso@telecristal.icrt.cu


Última Actualización: 19/01/2018 12:24:02 PM GMT-05:00
Diseño y Programación: VirtuArte