Inicio
Canal Multimedia
Libro de Visitas
Archivo
Usuarios
Mapa del sitio
 
versión español version ingles
Pascuas de sangre
Autor :Magalys Pupo Leyva / Fotografías de: - Publicado: 20/12/2016 03:47:36 PM| 0 Opiniones

 Corría el año 1956 y en Cuba gobernaba el dictador Fulgencio Batista, rodeado de una siniestra camarilla que ahogaba en sangre cualquier intento de estudiantes y trabajadores por variar el rumbo de lo que acontecía. Una simple sospecha o delación bastaba para cegar vidas humanas, en cualquier lugar de la nación. En los campos y ciudades pululaban la pobreza, la insalubridad y el analfabetismo; mientras que la droga, el juego y la prostitución llegaban a la Isla con los marines norteamericanos.

Desapariciones o cadáveres mutilados por las torturas estaban a la orden del día. El miedo se apoderaba de las familias que apenas salían a las calles ante la posibilidad de perder a un hijo, un hermano, el esposo o el padre. Los jóvenes, sobretodo, se sentían compulsados a actuar, con el fin de detener la ignominia que laceraba a los ciudadanos honestos. Razones suficientes para integrar las organizaciones revolucionarias.

En este mes de diciembre se cumplen 60 años de la masacre de un grupo de jóvenes, en el norte oriental, que hizo estremecer el país. Quienes vivimos la época, como esta reportera cuando solo tenía ocho años de edad, y otros que tiempo después conocieron del suceso, no podemos olvidar la tragedia de las conocidas en Cuba como Pascuas Sangrientas.

El feroz coronel Fermín Cowley Gallegos era el jefe de la guarnición de Holguín. El dio la orden de asesinar a los principales dirigentes del Movimiento “26 de Julio”, del Partido Socialista Popular y de otras organizaciones que operaban en este vasto territorio, comenzando después de la media noche del 24 de diciembre de 1956 y hasta la madrugada del día siguiente. Sin embargo era tanta la sed de sangre que comenzaron el día 23, en Nicaro, con el joven Rafael Orejón Forment, trabajador de  la fábrica de níquel. Orejón había realizado en la zona una amplia labor de organización de células del “26 de Julio”, fundamentalmente en Minas Ocujal y en el laboratorio de la industria. Por él se inició la cacería humana; es considerado el primer mártir de las Pascuas Sangrientas.

El día 25, el jefe del Movimiento “26 de Julio” en Holguín, Pedro Díaz Coello, fue salvajemente torturado en presencia del sanguinario Cowley Gallegos. Su cuerpo ya sin vida fue colgado de un árbol en el barrio de Corralito, en el camino de Fray Benito. Su muerte representó una pérdida sensible para la organización revolucionaria.

Continuaron los asesinatos hasta el día 26 de diciembre cuando completaron 23 jóvenes masacrados, un macabro regalo de navidad que llenó de luto y dolor a sus familias, amigos y a toda la población.

60 años no han borrado los recuerdos de este triste suceso que no condenó el gobierno de los Estados Unidos. Tampoco a la dictadura batistiana por haber violado los derechos humanos.

En el ocaso de este diciembre se cumplen seis décadas de las Pascuas Sangrientas, tiempo suficiente para el recuento histórico y el homenaje a los 23 jóvenes que regaron con su sangre el sendero luminoso de la Revolución. Sirva de acicate para las actuales y futuras generaciones que con su obra hacen posible un mundo de paz, justicia y hermandad.

.
 

Déjenos su opinion sobre lo que acaba de leer. Le invitamos al debate con nuestra comunidad de lectores
Su nombre:
Email (opcional):
Titulo de su comentario :
 
Su Opinion:
Codigo de Verificación
 

 

Existen 0 Opiniones de otros lectores sobre el mismo tema

 

 

En esta misma seccion: HISTORIA
 La historia los perpetuó para siempre
 Camilo Cienfuegos, el Señor de la vanguardia
 Cuando Cuba desbancó a EE.UU. y yo conversé con Fidel
 Pedro Sotto Alba, ejemplar revolucionario
 La invasión de la libertad
 El General de las Cañas
 Mariana Grajales en su bicentenario
 Yanquis: remember Girón
 Celia, huracán y brisa
 Daniel, el Comandante del llano y de la Sierra
 A 100 años de un sismo en Gibara
 El General de Las Tres Guerras de Independencia
 La historia en su frente herida
 Julio Grave de Peralta, insigne patriota holguinero
 ¡Patria o Muerte!, algo más que una consigna
 Camilo, el más brillante de todos los guerrilleros
 José Martí y La Guerra Necesaria
 El combate del Uvero y la masacre del Corinthia
 Fidel, Camilo y las palomas
 Mella: Muero por la Revolución
 A 50 años de la caída del Che
 Congreso que abrió el camino a la Reforma Agraria
 Maceo y Che, unidos en la historia
 Rafael Freyre Torres, un asaltante al cuartel de Bayamo
 Che: El empleo de su humorismo
 La única comandante
 Cuba sigue recordando el crimen de Barbados
 Volver a vivir la historia
 Conservan en Holguín patrimonio escrito del siglo XV
 Murió como quiso, de cara al Sol
 Protesta de Baraguá: un acto de dignidad y cubanía
 Marcos Maceo, forjador de una familia de guerreros
 Calixto García, un patriota excepcional
 La Cueva de Sao Corona, o de El Cubano Libre
 El médico cubano de la guerrilla del Che
 Girón es victoria, gloria y recuerdos
 Atleta, guerrillero, paradigma
 Vilma, una vida dedicada a la Revolución
 Fidel amado
 Almeida, paradigma de lealtad
 El combate de Mangos de Mejías
 Liberación de Sagua de Tánamo, la ciudad mártir
 ...Un Fidel que vive en las hazanas
 Nacida en agosto, pero celebra en septiembre
 El más universal de todos los cubanos
 Raúl y Almeida, el ascenso a Comandantes y nuevas misiones
 Un alzamiento con aroma de tabaco
 Revista Cinco Palmas dedica edición a Fidel y el yate Granma
 La primera sangre derramada en Bolivia fue cubana
 Girón: La Victoria
 Octavio de la Concepción, guerrillero junto al Che
 Pascuas de sangre
 Los mártires holguineros del nueve de diciembre de 1957
 Abel Santamaría, el segundo jefe del asalto al Moncada
 El macabro plan Regalo de Navidad
 Camilo, la imagen del pueblo
 Fidel, 58 años después de su primer discurso en Holguín
 ¡Ahora si ganamos la guerra!
 Una primavera truncada que devino en victoria
 De cuartel a escuela
 Carlos Coello, un combatiente de la guerrilla del Che
 Calixto García: orgullo de la historia de Cuba
 La Historia me Absolverá, el Programa del Moncada
 Por la ruta de un nuevo Moncada
 Y me hice maestro…
 Maceo, Frank y la Operación Tributo
 Natalicio de José Martí y marcha de las antorchas
 Inicio | HOLGUIN | CUBA | PRIMER PLANO | EDUCACION | DEPORTES | CIENCIA COTIDIANA | SALUD | CULTURA | CIENCIA-TECNICA | COMENTANDO | FOTORREPORTAJE | HISTORIA | TRADICIONES | ENTREVISTAS |  Canal RSSContactos

editor@telecristal.icrt.cu - telf: 423610. /  Tirso Mastrapa Ardite, editor jefe - tirso@telecristal.icrt.cu


Última Actualización: 19/01/2018 12:24:02 PM GMT-05:00
Diseño y Programación: VirtuArte