Inicio
Canal Multimedia
Libro de Visitas
Archivo
Usuarios
Mapa del sitio
 
versión español version ingles
La vuelta al mundo… ¡en bicicleta!
Autor :Abdiel Bermúdez Bdez. / Fotografías de: Rafael Oramas - Publicado: 23/06/2015 12:10:32 PM| 0 Opiniones

 Hay gente que sueña quimeras y conquista lo imposible. Hay quien se lanza a la aventura, aunque le llamen romántico, loco, bohemio… Pero mucha de esa gente alcanza la felicidad, simplemente, por creer y luchar por su sueño.

De eso está segurísimo Pablo García, un argentino que mientras se desempeñaba como guía de turismo en Brasil, imaginaba –a veces en secreto y otras en voz alta– el día en que, por fin, se lanzaría a conocer todo el planeta.

A su paso por Holguín, después de 13 años y medio y más de 138 mil kilómetros recorridos ¡en bicicleta!, sumó en Cuba la bandera número 101 a su colección de insignias que engrampa en un asta multicolor en la “popa” de su “bici”, antes de dejar testimonio de sus aventuras y desventuras por buena parte del mundo en diálogo con www.aldia.cu.

¿Cuándo y dónde nació ese afán por conocer el mundo?

La historia empezó en 1999, en Masseiló, al norte de Brasil, porque mi gran anhelo siempre ha sido viajar por el mundo, conocer todas las culturas y relacionarme con la gente desde adentro. Por eso volví a la Argentina pedaleando para ponerme a prueba, e hice casi 10 mil kilómetros. Allí organicé el viaje durante un año y medio, y en el 2001 me fui a Sudáfrica.

Pero no eres millonario, ¿verdad?

Claro que no.

Entonces, ¿cómo te las arreglas para costear tus viajes?

Al inicio tenía patrocinadores argentinos, pero luego, con la crisis del 2001, se “cayeron” y empecé a contactar con empresas privadas a lo largo del continente africano, Medio Oriente y Asia. Ya en Europa, Norteamérica y Australia fue un poco más difícil. Entonces hice un libro y lo vendí en la calle, además de un documental donde expongo mis viajes. Con esa venta sobrevivo y sigo viajando, además de que la ayuda de la gente es algo primordial para mí. Sin eso sería casi imposible.

¿Por qué la bicicleta y no otro medio más rápido para conocer el mundo?

Creo que la bici es el medio perfecto para hacer este tipo de proyecto, porque, primero, es un medio saludable, no contamina, es económico y te da libertad de llevar lo que necesitas para sobrevivir en ruta. En las ciudades te permite escabullirte e ir más rápido que en otro vehículo, y cuando uno viaja en bicicleta puedes llegar bien adentro de cada lugar y así relacionarte mejor con gente de todos lados.

¿Y cómo te las arreglas para sobrevivir en ruta?

Por lo general llevo mi tienda de campaña, una pequeña “hornilla” para cocinar, y con la bici tengo todo lo que necesito. Lo que hago es calcular la distancia en un día, llevo algo de comida, le pido a algún campesino que me deje acampar y así paso la noche. De esa manera voy de país en país.

¿Qué ha sido lo más complejo a lo que te has enfrentado durante tus viajes?

A veces uno piensa que esto de viajar en bicicleta es una cosa de agarrarse la bici y salir a pedalear, pero en realidad lo más difícil es lidiar con la gente, pues no en todos lados puedes comunicarte y no en todos lados encuentras gente buena. Muchos me ven como un gringo que lleva dinero y una cámara. Y por eso he tenido situaciones difíciles. Además, está la geografía. Una vez, en Sudáfrica, me perdí en el desierto de Anaquil, donde había temperaturas de 55 grados. Por suerte, me rescataron unos militares que pasaron por allí.

¿Y cómo te las ingenias para comunicarte?

Mediantes señas trato de explicarle a la gente qué hago y quién soy. Muestro mapas y fotos que cuenten la historia de mi viaje. Pero creo que las banderas son fundamentales, porque me permiten, más allá del idioma, mostrar que soy un viajero, de dónde vengo y hacia dónde voy.
De todos esos lugares que has visitado, ¿cuál fue el que más te impresionó?, ¿qué huellas han quedado en ti?

Diría África porque allí encontré la mayor pobreza pero también la mayor recepción por parte de la gente; en Medio Oriente, la hospitalidad del pueblo musulmán, que no es todo eso que vemos por la tele y por eso quedé muy sorprendido, porque tenía ciertos prejuicios de esa parte del mundo. En Europa, la ayuda de la gente en la calle; en Asia, su contenido espiritual, porque la gente está bien metida con el tema de la religión, que es algo que se ha perdido aquí en Occidente. Y luego todo el mundo occidental, donde importa un poco más el confort y las cosas materiales que prevalecen por encima de los valores que he visto en Asia o aquí mismo.

Pero has tenido que renunciar a unas cuantas cosas para cumplir tu sueño…

 Lo más difícil en este viaje son los afectos, porque uno no se puede aferrar a nada cuando hay que partir. Pero así es la vida: no podemos tenerlo todo, siempre hay algo que sacrificar. Y lo que me tocó sacrificar fueron los afectos de la familia y los amigos. Por eso, cuando la gente me pregunta cuál es el país más lindo para vivir, digo que es el país de uno, la tierra, la idiosincrasia, lo bueno y lo malo, las raíces. No hay nada como eso.

¿Y en Cuba cómo te ha ido? ¿Qué singularidad has encontrado a tu paso por nuestra tierra?

Yo estaba muy entusiasmado de llegar a Cuba, primero porque es un país hermano de Argentina, y segundo, por toda la historia y la identidad que tiene. Es algo que me ha impactado. La gente es muy culta, hay muchos profesionales, y más que nada es un país con identidad, con muchos valores de la familia, respeto hacia la gente mayor. Es un país seguro, con salud, educación... Son cosas que no se ven en todos los países que uno transita.

Si tuvieras que definirte a ti mismo, ¿cómo lo harías?, ¿como un ciclista, un soñador, un loco, un aventurero…?

No, no. Soy solo una persona común, un viajero con muchas ganas de conocer el mundo; y por sobre todas las cosas, me veo como un observador de los lugares que transito.

¿Y solo eso persigues con este viaje?

Lo que quiero con este viaje, más allá de conocer y relacionarme con gente de todos lados, es crecer como ser humano y trasmitir lo que veo, que es lo más lindo.

¿Qué les dices a quienes, como tú, tienen sueños tan grandes?


Yo creo que cada uno es quien quiere ser. Yo elegí viajar por el mundo, y no hay nada más lindo que hacer lo que uno quiere, lo que uno soñó.

.
 

Déjenos su opinion sobre lo que acaba de leer. Le invitamos al debate con nuestra comunidad de lectores
Su nombre:
Email (opcional):
Titulo de su comentario :
 
Su Opinion:
Codigo de Verificación
 

 

Existen 0 Opiniones de otros lectores sobre el mismo tema

 

 

En esta misma seccion: ENTREVISTAS
 El dinero no lo es todo
 Me siento reina entre las abejas
 La Negra tiene contento a Juan Carlos
 Un proyecto cultural y recreativo que llegó para quedarse
 Mariana me salvó la vida
 Desde lejos Héctor produce música cubana
 Consultorio nuevo para doctora de estreno
 No he sido nunca un mentiroso
 Líder de corazón
 La vuelta al mundo… ¡en bicicleta!
 Se hizo al aire a los 18 años
 En Jagüeyes, David no desafía a Goliat
 Edgar, un halo de luz
 La alquimia siempre estuvo en sus manos
 Guardián de la memoria
 Entre las cuerdas y el azar
 El Almiquí: un fósil viviente cubano
 Ni deportista, ni electrónico, el Doctor Mayo
 El retorno de la Súper Abuela
 Cuando los “muñequitos” traen premios a casa
 Cambiar concepciones y prejuicios: la clave del éxito
 Batista Arafé lleva su dignidad como escudo
 Vilma Pérez y el aniversario 90 de la Radio Cubana
 Vianki González, bailando 20 x 20
 Causas y azares de un soñador
 Entre oídos, narices y gargantas con una china
 Las voces de Etcétera
 El ángel de las formas
 Solidaridad: palabra mayor para los cubanos
 Un mago y su magia en Holguín
 Humor en Clave de Dos
 Camino al derecho
 Rolando se prepara y triunfa ante la sequía
 Julio, un campesino feliz
 Enseñar: el aliciente mayor
 Un periodista entre demonios y antídotos
 Contar desde allá con la voz de Cuba
 Mujeres contra la violencia
 Olga Portuondo: Una mujer de historia
 Campesinos en pos de fortalecer escenario productivo
 Emerio y la ecuación del éxito
 Cuba y la juventud del futuro
 De artesana a reina en Canadá
 El escenario de Lidis Lamorú
 Inicio | HOLGUIN | CUBA | PRIMER PLANO | EDUCACION | DEPORTES | CIENCIA COTIDIANA | SALUD | CULTURA | CIENCIA-TECNICA | COMENTANDO | FOTORREPORTAJE | HISTORIA | TRADICIONES | ENTREVISTAS |  Canal RSSContactos

editor@telecristal.icrt.cu - telf: 423610. /  Tirso Mastrapa Ardite, editor jefe - tirso@telecristal.icrt.cu


Última Actualización: 23/01/2018 01:22:18 PM GMT-05:00
Diseño y Programación: VirtuArte