Inicio
Canal Multimedia
Libro de Visitas
Archivo
Usuarios
Mapa del sitio
 
versión español version ingles
La ciencia también se ocupa del desorden
Autor :Dr. Luis Pérez Tamayo / Fotografías de: - Publicado: 28/03/2013 12:11:33 PM| 0 Opiniones

 Constituye casi una moda referirse a fenómenos de la vida cotidiana o aspectos de carácter social empleando palabras más bien propias de las ciencias naturales o la tecnología.

Se dice ¡Qué entropía hay en el sistema! Refiriéndose a un cierto desorden o falta de organización localizado en determianado centro o institución.

Es cierto que el término “entropia” se emplea en física para referirse a cierto grado de desorden relacionado con la mayor o menor probabilidad de distribución de la energía de un sistema entre los diferentes subsistemas que lo componen..

La probabilidad de encontrar un macroestado es directamente proporcional al número de maneras microscópicas que pueden dar lugar al mismo. Cuanto mayor es dicho número, se dice que su desorden es mayor.

Una ley física dice que, en un sistema aislado, la probabilidad de encontrar un estado es mayor cuanto mayor sea la cantidad de  microestados que lo caracterice,. De ahí la afirmación de que en dichos sistemas crece la entropía o que tienden al desorden.

Como hablamos de “probabilidad” debe entenderse que nos referimos a procesos más bien estadísticos, que involucran muchos objetos, como, por ejemplo, los gases, cuyos volúmenes se componen de millones de millones de moléculas o átomos.

Pero, como muchas veces ocurre, no es la primera ley física que puede aplicarse a la vida cotidiana.

Resulta muy común y corriente la situación en que un jarrón cae y se hace pedazos en el piso, pero jamás se verá que dichos pedazos vuelvan a unirse espontáneamente para forma de nuevo al jarrón.

Sólo la cuenta de los muchos jarrones, vasos y platos que se estrellan todos los días dará al lector una idea de cómo se cumple la ley del crecimiento de la entropía  en nuestra existencia común y corriente.

Como se trata de una ley de naturaleza estadística, no puede obviarse la importancia que tiene la teoría de probabilidades para comprender mejor nuestro mundo cotidiano.

Tratar de encerrar la vida en moldes rígidos e invariables, aspirar a la perfección absoluta, implicará siempre un choque inevitable con la naturaleza probabilística de muestra existencia.

Suponga un matrimonio joven que crea un hogar donde impera el orden y la disciplina. Al pasar el tiempo, poco a poco, tal estado se va alterando al nacer un niño y después otro...

Empeñarse en mantener el estatus anterior, con su orden establecido, resultaría probablemente en un fracaso.

Tal situación se repite continuamente en millones de hogares de nuestro planeta, en los vecindarios, en las instituciones o centros de trabajo.

No se trata de pregonar la indiferencia ante el desorden, sino  de insistir en el hecho de que cada situación requiere de un tratamiento inteligente y flexible, porque el mundo es como es (o sea, se rige por determinadas leyes o regularidades) y no como queremos que sea.

Tampoco debemos confundirnos  y despreciar las particularidades de cada caso. A veces lo que es cierto para millones de personas, no resulta para uno o varios individuos aislados.

Tomando el ejemplo de la física, consideremos un recipiente lleno de gas por la mitad y vacío por la otra -separadas ambas partes por un tabique cerrado-  En el lado lleno se encuentran millones y millones de moléculas pequeñísimas.

Si de alguna manera se abre un hueco en el tabique, muchas moléculas del lado lleno pasan inmediatamente al otro lado hasta que se  llega al equilibrio y se iguala el número de moléculas en ambas. Se pasó así de un estado más ordenado a otro de orden menor.  Jamás se dará el caso de que todas las moléculas de un lado se pasen para el otro. Así, se cumple la ley de aumento de la entropía,

Pero si el experimento se hace con, digamos, cinco moléculas de gas, ellas pueden pasar espontáneamenter de un lado a otro y no se cumpliría dicha ley, pues la estadística es más válida cuanto más objetos se encuentren involucrados. 

.
 

Déjenos su opinion sobre lo que acaba de leer. Le invitamos al debate con nuestra comunidad de lectores
Su nombre:
Email (opcional):
Titulo de su comentario :
 
Su Opinion:
Codigo de Verificación
 

 

Existen 0 Opiniones de otros lectores sobre el mismo tema

 

 

En esta misma seccion: CIENCIA COTIDIANA
 Luz y temperatura
 Ciencia para el gran público: Única opción verdadera
 ¿Puede el cerebro interactuar con los objetos?
 Los rayos X : utilidad, peligro y probabilidades
 Los tres grandes misterios de la luz
 ¿Ingravidez en la tierra?
 Ondas sonoras en la vida moderna
 ¿Por qué calientan las hornillas eléctrica?
 La ciencia de punta en nuestros hospitales
 El bagazo ¿energía renovable perspectiva para Cuba?
 Celdas solares o el último misterio de la luz
 Probabilidades en la vida cotidiana, según la teoría
 El ADN o el secreto de la vida
 El Nobel de Física 2013, entre la alegría y la amargura
 La ciencia también se ocupa del desorden
 Las interesantes microondas
 Energía nuclear en bien de la salud
 ¿Por qué enfrían los refrigeradores?
 Cual laboratorios termodinámicos domésticos
 La ciencia cotidiana que nos rodea
 Energía nuclear, sus buenas y malas
 Coches, caballos y la ley física de Acción y Reacción
 Conservación de la energía en la vida común
 Plomo y radiatividad caidos del cielo
 ¿Cuánta electricidad nos toca a cada cual?
 ¿Cuánto pesa un kilogramo?
 Inicio | HOLGUIN | CUBA | PRIMER PLANO | EDUCACION | DEPORTES | CIENCIA COTIDIANA | SALUD | CULTURA | CIENCIA-TECNICA | COMENTANDO | FOTORREPORTAJE | HISTORIA | TRADICIONES | ENTREVISTAS |  Canal RSSContactos

editor@telecristal.icrt.cu - telf: 423610. /  Tirso Mastrapa Ardite, editor jefe - tirso@telecristal.icrt.cu


Última Actualización: 17/01/2018 11:44:04 AM GMT-05:00
Diseño y Programación: VirtuArte