Inicio
Canal Multimedia
Libro de Visitas
Archivo
Usuarios
Mapa del sitio
 
versión español version ingles
La ciencia de punta en nuestros hospitales
Autor :Dr. Luis Pérez Tamayo / Fotografías de: - Publicado: 08/02/2013 12:43:21 PM| 0 Opiniones

 El título no se refiere a los hospitales de la capital, sino a los de nuestra provincia, algunos de los cuales se encuentran en la ciudad de Holguín y otros en diferentes municipios.

Si se quisiera hacer un análisis acerca de la rama de nuestra sociedad que ha posibilitado más profundas transformaciones en el plano científico-tecnológico dentro de la sociedad, no podría pasarse por alto la actividad de la salud.

Sin darnos cuenta, las cosas han llegado a un extremo tal, que, para comprender de lo que tratamos en las consultas médicas y el propio desarrollo de los tratamientos terapéuticos, se requiere de ciertos conocimientos que poco a poco se nos han ido incorporando, tanto a través de los medios, las charlas de salud o incluso las novelas y películas de la radio o la TV. También ayuda en este sentido el carácter masivo de nuestra educación. Esta es una realidad que da cuenta de cuánto ha revolucionado la tecnología que día a día se aplica en dichos centros.

Mirando así las cosas, casi nos sorprendemos cuando nos percatamos de que ellos constituyen una especie de ventana hacia el progreso científico más actual, una muestra práctica de lo que se ha dado el llamar ciencia o tecnología de punta.

Retrocediendo a los viejos tiempos, se nos antoja que la tecnología más avanzada al alcance de las capas populares eran las placas de rayos X, aplicadas en su nivel más elemental. Por cierto, dicho medio de diagnóstico era casi exclusivo de consultas y clínicas particulares por encima de las posibilidades de las masas.

Los rayos X fueron descubiertos a finales del siglo XIX y rápidamente se desarrollaron sus aplicaciones médicas, esencialmente en los países más ricos de Europa y el norte de América.

Constituyen un fenómeno físico, pues no son más que ondas electromagnéticas de alta energía, altamente penetrantes que se absorben en las partes duras del cuerpo, por ejemplo, los huesos, cuya imagen se obtiene por contraste en una placa fotográfica.

Hoy, una variante modernizada de diagnóstico por rayos X  lo constituye la TOMOGRAFÍA AXIAL COMPUTARIZADA (TAC), que no facilita una simple imagen plana del objeto a estudiar (por ejemplo, un tumor), como las placas predecesoras sino que brinda imágenes tridimensionales de diferentes cortes o “tajadas” de ese mismo objeto.

Dichas imágenes se obtienen mediante sucesivas irradiaciones a diferentes partes del objeto (TOMO significa parte) con un haz fino de rayos X a diferentes ángulos, tomadas a lo largo de su eje (de ahí la palabra AXIAL) y coleccionadas en una computadora que las combina convenientemente, de modo que los cortes aparezcan en forma espacial (origen de la palabra COMPUTARIZADA).

La diferencia con los exámenes por rayos X corrientes es abismal, lo que no quiere decir, ni mucho menos, que aquéllos no sean útiles o estén pasados de moda.

Ambos tipos de técnicas requieren cierto grado de irradiación al paciente, por lo que se descartó su abuso indiscriminado. Pero en el caso de la TAC, dicho nivel es muy superior, por lo que ella se recomienda para casos muy especiales, donde el riesgo por daño radiacional esté justificado por el grado de beneficio que pueda prestar a la salud de un paciente. Ello limita grandemente su uso para mujeres embarazadas y niños.

Otra tecnología de diagnóstico , hoy familiar al gran público, es la de la RESONANCIA MAGNÉTICA NUCLEAR (RMN) que se emplea para obtener imágenes de las formaciones u objetos blandos del cuerpo (tumores, tejidos), a diferencia de los rayos X, aplicables especialmente al estudio de las partes sólidas o duras.

De hecho en nuestro cuerpo abunda el hidrógeno, que se acumula en las mencionadas partes blandas. Lo que pocos saben es que los núcleos de dicho elemento son una especie de pequeñísimos imanes que se orientan, como las agujas de las brújulas, con la presencia de un campo magnético externo.

En el estado normal, todos estos billones de pequeños imanes están orientados al azar. Pero al ser sometidos a un campo magnético exterior, ellos se alinean a lo largo de éste, o sea, pasan a otro estado. Si luego de eso, ellos vuelven a se irradiados, esta vez por un campo magnético variable, cuya frecuencia o energía coincida con la diferencia energética de los estados inicial y final, se produce lo que se llama una RESONANCIA que hace que el órgano o tejido en cuestión emita radiación electromagnética de la misma frecuencia. Aquí se produce una RESONANCIA provocada por un campo MAGNÉTICO producido por NÚCLEOS de hidrógeno. De ahí su nombre.

La radiación emitida por el tejido o tumor es captada y almacenada en una computadora que, a partir de ella construye la imagen que empleará el facultativo para su diagnóstico.

.
 

Déjenos su opinion sobre lo que acaba de leer. Le invitamos al debate con nuestra comunidad de lectores
Su nombre:
Email (opcional):
Titulo de su comentario :
 
Su Opinion:
Codigo de Verificación
 

 

Existen 0 Opiniones de otros lectores sobre el mismo tema

 

 

En esta misma seccion: CIENCIA COTIDIANA
 Luz y temperatura
 Ciencia para el gran público: Única opción verdadera
 ¿Puede el cerebro interactuar con los objetos?
 Los rayos X : utilidad, peligro y probabilidades
 Los tres grandes misterios de la luz
 ¿Ingravidez en la tierra?
 Ondas sonoras en la vida moderna
 ¿Por qué calientan las hornillas eléctrica?
 La ciencia de punta en nuestros hospitales
 El bagazo ¿energía renovable perspectiva para Cuba?
 Celdas solares o el último misterio de la luz
 Probabilidades en la vida cotidiana, según la teoría
 El ADN o el secreto de la vida
 El Nobel de Física 2013, entre la alegría y la amargura
 La ciencia también se ocupa del desorden
 Las interesantes microondas
 Energía nuclear en bien de la salud
 ¿Por qué enfrían los refrigeradores?
 Cual laboratorios termodinámicos domésticos
 La ciencia cotidiana que nos rodea
 Energía nuclear, sus buenas y malas
 Coches, caballos y la ley física de Acción y Reacción
 Conservación de la energía en la vida común
 Plomo y radiatividad caidos del cielo
 ¿Cuánta electricidad nos toca a cada cual?
 ¿Cuánto pesa un kilogramo?
 Inicio | HOLGUIN | CUBA | PRIMER PLANO | EDUCACION | DEPORTES | CIENCIA COTIDIANA | SALUD | CULTURA | CIENCIA-TECNICA | COMENTANDO | FOTORREPORTAJE | HISTORIA | TRADICIONES | ENTREVISTAS |  Canal RSSContactos

editor@telecristal.icrt.cu - telf: 423610. /  Tirso Mastrapa Ardite, editor jefe - tirso@telecristal.icrt.cu


Última Actualización: 23/01/2018 01:22:18 PM GMT-05:00
Diseño y Programación: VirtuArte