Inicio
Canal Multimedia
Libro de Visitas
Archivo
Usuarios
Mapa del sitio
 
versión español version ingles
¡Gloria a los buenos!
Autor :Prensa Latina / Fotografías de: - Publicado: 21/03/2009 07:50:39 AM| 0 Opiniones

Nuestra delegación fue recibida en la madrugada de hoy con el reconocimiento y los honores que merece. Hablaron Esteban Lazo y Frederich Cepeda. Allí estaba Raúl, que los había abanderado en el Palacio de la Revolución.
Se les entregó copia de mi reflexión, publicada hoy en Granma y ya insertada en CubaDebate.
Hablé de la tecnología y disciplina introducidas en el béisbol por Japón, de los esfuerzos que realiza una nación con no menos de 10,4 veces la población de Cuba, donde además


.
 

Déjenos su opinion sobre lo que acaba de leer. Le invitamos al debate con nuestra comunidad de lectores
Su nombre:
Email (opcional):
Titulo de su comentario :
 
Su Opinion:
Codigo de Verificación
 

 

Existen 0 Opiniones de otros lectores sobre el mismo tema

 

 

En esta misma seccion: Fidel: Reflexiones
 Fidel: Siete puñales en el corazón de América
 Fidel “Un triunfo del Tercer Mundo”
 Las contradicciones entre la política de Obama y la ética
 Fidel: Los hechos me dieron la razón
 Transparencia Total
 Descifrando el pensamiento del nuevo presidente de Estados Unidos
 Se pregunta Fidel: ¿Bush, mambí?
 Fidel: Todo estaba dicho
 El parto de los montes
 Fidel: El discurso de Obama en Arizona
 La iglesia ortodoxa rusa
 La estrategia de Maquiavelo
 La crítica justa y constructiva
 La ley de la selva
 El fantasma de la Casa Blanca
 Fidel: "A los pueblos de América Latina"
 Fidel: Lula
 El objetivo irrenunciable
 Fidel: Bush, la antítesis de la ética
 Bien sentenció Fidel: Bush hizo de las suyas en Bucarest
 Con un golpe nuclear compara Fidel daños de Gustav
 El encuentro con Hu Jintao
 La verdad en batalla y el libro de Martín Blandino (III parte)
 La verdad en batalla y el libro de Martín Blandino I parte
 Fidel: La suerte de Mubarak está echada
 La merecida felicitación a Maduro
 Fidel: El discurso de Evo
 El Imperio y la Mentira
 Las elecciones del 4 de noviembre
 Fidel: Lo que no dijo Notimex
 Fidel: El derecho de la humanidad a existir
 El Analfabetismo Económico
 Fidel: El último encuentro con Lula
 Fidel: Obama no estaba obligado a acto cínico
 Fidel: La opinión de un experto
 El papel de bueno ¿a costa de quién?
 Fidel: El gigante de las siete leguas (primera parte)
 Fidel: El mejor homenaje a la madre de un Héroe
 Lo insólito
 Fidel: Pittsburgh y la Cumbre de Margarita
 Lo que no se dijo sobre Cuba
 Una reunión que valió la pena
 Fidel: Haití pone a prueba el espíritu de cooperación
 Fidel: “Allí se engendra una revolución”
 Fidel Castro: La felicidad imposible
 El mensaje de Chávez
 Fidel: La hora de la verdad
 La peor variante
 Los derechos humanos, el deporte y la paz
 El gigante de las siete leguas (parte 2)
 Fidel: Las campanas están doblando por el dólar
 Fidel: La historia no puede ser ignorada
 El Ike financiero
 Para el honor, Medalla de Oro
 El huracán
 Fidel, Las Elecciones
 Fidel: Las mentiras y las incógnitas en la muerte de Bin Laden
 Fidel: Danza macabra de cinismo
 Fidel: Un argumento más para la ONU
 El equipo asediado
 Fidel: La anexión de Colombia a Estados Unidos
 Mi encuentro con Leonel Fernández, Presidente de la República Dominicana
 Fidel: Chávez, Evo y Obama (segunda parte)
 El tercer huracán
 Fidel: La lección de Haití
 La sinceridad y el valor de ser humildes
 La victoria china (parte II)
 Encuentro con la presidenta de Chile Michelle Bachelet
 Fidel: Regalo de Reyes, en alusión a Bush
 Fidel: La victoria china (parte I)
 Fidel: El viaje ¡triunfal! de Cheney a Iraq
 Fidel: Saber la verdad a tiempo
 Fidel: Che era un hombre de ideas.
 Fidel: El silencio cómplice
 Fidel: La voluntad de acero (Primera parte)
 Fidel: Las mentiras de Clinton
 Fidel: Obama y el bloqueo
 Las dos Coreas (parte I)
 Fidel: Como cristianos sin biblias
 Fidel: De nuevo a la carga después de voluntario reposo
 La verdad en batalla y el libro de Martín Blandino (II Parte)
 Fidel: Recuerdos imborrables
 Fidel: El único expresidente norteamericano que conocí
 Fidel:
 Kangamba
 Fidel: acerca de factura petrolera y el desarrollo
 Fidel: El debate de la Cumbre
 Fidel: Los peligros que nos amenazan
 Fidel Castro: Lo que informó la revista Science
 Fidel: Con los pies sobre la tierra
 Las contradicciones en la política exterior de Estados Unidos
 Fidel: El fin no justifica los medios
 El candidato republicano (IV parte)
 Fidel: El preludio
 Declaración pública del presidente cubano Fidel Castro
 El recorrido de McCain y el destino manifiesto de la IV Flota
 Los vivos y los muertos
 Acaba de renacer la IV Flota de intervención
 Carne de cañón para el mercado
 Fidel: Un gesto que no se olvidará
 Fidel: W y la APEC
 Fidel Castro: El imperio y la isla independiente
 Fidel: Lula (II parte)
 Fidel: Bush, el hambre y la muerte
 Fidel: El Che
 Lo considera Fidel un Waterloo ideológico
 Lo verdadero y lo falso
 Fidel: Un pueblo bajo el fuego
 Fidel: Lula (IV y última parte)
 Fidel: La alianza igualitaria
 La gran crisis de los años 30
 La respuesta de Milosevic
 Alerta Fidel Castro sobre posible autodestrucción del mundo
 Fidel: Las guerras ilegales del imperio
 El candidato republicano (V parte)
 Nuevas Reflexiones del presidente Fidel Castro
 Paz y prosperidad
 Mentiras deliberadas, muertes extrañas y agresión a economía mundial
 Fidel: Antonio Maceo
 Fidel: Los superrevolucionarios
 Fidel: La sumisión a la política imperial
 Fidel: Chibás al cumplirse 100 años de su natalicio
 Fidel: Derrota moral sin precedentes del imperio
 Fidel: La constancia escrita
 Fidel: La política y el deporte
 Fidel: Duras y evidentes realidades
 Fidel: El candidato republicano
 Fidel: Mensajes 2 y 3 a Milosevic y su respuesta
 Fidel: Honor a Sergio del Valle
 Fidel: El diálogo con Chávez
 Fidel: La llama eterna
 Fidel: A pesar de todo
 Fidel: ¿Brasil sustituto de Estados Unidos?
 Fidel: El robo de cerebros
 Fidel: Papel de los factores subjetivos
 Fidel: El candidato republicano (III parte)
 Reclama Fidel Castro confianza para beisbolistas cubanos
 Fidel: Un ejemplo de conducta comunista
 ¿Quién quiere entrar en el basurero? se pregunta Fidel
 Fidel: Siempre cuesta arriba
 Somos y debemos ser socialistas
 Fidel: El candidato republicano (ll parte)
 Fidel: Rafael Correa
 Fidel: Bush en el cielo (I parte)
 Knock-out al imperialismo en República Dominicana
 Fidel: Lo que escribí el martes 19
 Fidel: El Tribunal Penal Internacional
 Fidel: Bush en el cielo (II)
 Fidel Castro: Estela Calloni
 Fidel: La visita de Chávez
 Prólogo para los amigos bolivianos
 Las dos Coreas (parte II)
 El encuentro con Lula
 Fidel: Atrapado por la historia
 Salvador Allende, un ejemplo que perdura
 Fidel: El imperio no se resigna a ser el único perdedor
 La Reunión de Washington
 No hacer concesiones a la ideología enemiga
 Sed de sangre (II parte)
 Fidel: Cuba, ¿país terrotista?
 Fidel: El destacamento regresa invicto
 ¡La hormiga pudo más que el elefante!
 Nuestro espíritu de sacrificio y el chantaje del imperio
 El descanso
 EL G-20, EL G-21 Y EL G-192
 Bush, los millonarios, el consumismo y el subconsumo
 Fidel: No es tarea fácil la de Obama
 Fidel: ¿Tiene la OEA derecho a existir?
 Fidel: Días que no pueden ser olvidados
 Fidel: La trascendencia histórica de la muerte de Martí
 Fidel: La reforma sanitaria de Estados Unidos
 Fidel: La sublevación en la ONU (primera parte)
 Fidel: La conciencia tranquila
 Dos lobos hambrientos y una caperucita roja
 Bolivia: Una prueba de fuego
 Los vicios y las virtudes
 La impotencia de las potencias
 La educación en Cuba
 La política cínica del imperio
 La historia real y el desafío de los periodistas cubanos
 Un tema para meditar
 La autocrítica de Bush
 Noticias de Chávez y de Evo
 Las ideas inmortales de Martí
 Dimitri A. Medvedev
 Respuesta rídicula a una derrota
 Las angustias del capitalismo desarrollado
 Fidel: La doble traición de la Philips
 La Revolución Bolivariana y la Paz
 Navegar contra la marea
 Fidel: Enviamos médicos y no soldados
 Fidel: Lo que pasó por mi mente
 Fidel: Darlo todo
 El colmo del ridículo
 Fidel: Nada se puede improvisar en Haití
 El encuentro con Cristina Fernández
 Rahm Emanuel
 Un inmenso e inmerecido honor
 Fidel: Teófilo Stevenson
 Fidel: La canción de Obama
 El canto de Cisne de los ricos
 Fidel: Los 7 congresistas que nos visitan
 El undécimo presidente de Estados Unidos
 La injustificable destrucción del medio ambiente
 La respuesta inmediata
 ¡Gloria a los buenos!
 Cambios sanos en el Consejo de Ministros
 Fidel: China en los cables internacionales
 Fidel: Los culpables somos nosotros
 El artículo de Chávez
 Fidel: Las señales inequívocas
 Fidel: No hay descanso para el mundo
 Fidel: La importancia moral del Clásico
 Mi encuentro con Zelaya
  Fidel: La mentira al servicio del imperio
 Lo que conté sobre Pichirilo
 Fidel: China, la futura gran potencia
 Fidel: Sueños delirantes
 Fidel: Más noticias sobre las angustias del capitalismo
 Fidel: El inicio de la Cumbre
 Fidel: Noticias de Bolivia
 Fidel: ¿Por qué se excluye a Cuba?
 Fidel: Encuentro con Barbara Lee y otros miembros del Caucus Negro
 Fidel: El porvenir incierto
 La victoria inevitable de Evo
 Del bloqueo no se dijo una palabra
 Fidel: Militares con criterios acertados
 Mensaje de Fidel a sus compañeros de la FEU
 Fidel: Poncio Pilato se limpió las manos
 Fidel: La Cumbre y la mentira
 Gestos que impresionan
 Fidel: La Revolución Bolivariana y las Antillas
 Fidel: 10 años enseñando y aprendiendo
 Fidel: El día de los pobres del mundo
 Fidel: Un error suicida
 Fidel: Un Premio Nobel para Mrs. Clinton
 Fidel: Otra vez la podrida OEA
 Fidel: Hay que darlo todo
 Fidel: Una historia de ciencia ficción
 Fidel: Otra noticia que estremeció al mundo
 Fidel: Una pregunta que no tiene repuesta
 Fidel: La tortura no puede ser jamás justificada
 ¿Existe margen para la hipocresía y la mentira?
 Fidel: La lucha apenas comienza
 Fidel: La justicia en Estados Unidos
 Fidel: Noticias relevantes
 Fidel: Educador infatigable
 Fidel: Cinismo genocida (segunda parte y final)
 Fidel: Lo que Obama conoce
 Fidel: El imperio y los robots
 Fidel: La genialidad de Chávez
 Fidel: Los aplausos y los silencios
 Fidel: El caballo de Troya
 Fidel: Almeida vive hoy más que nunca
 Fidel: En los umbrales de la tragedia
 Fidel: Mi ausencia en el C.C.
 Lo que debe demandarse a EE.UU.
 Fidel: La hermandad entre la República Bolivariana y Cuba
 Fidel: La fruta que no cayó
 Fidel: El discurso de Obama en El Cairo
 Fidel: Siete días sin muertos por cólera
 Fidel: La OTAN, gendarme mundial
 Fidel: La envidia de Goebbels
 Fidel: El mundo medio siglo después
 Fidel: Una especie en peligro de extinción
 Fidel Castro: ¿Acaso exagero?
 Fidel: Las bases yankis y la soberanía latinoamericana
 Muere el golpe o mueren las constituciones
 Fidel: Estoy listo para seguir discutiendo
 Fidel: La marcha hacia el abismo
 Una causa justa que defender y la esperanza de seguir adelante
 El 30 Aniversario sandinista y la propuesta de San José
 Fidel: El ALBA y Copenhague
 Fidel: La verdad de lo ocurrido en la Cumbre
 Fidel: ¡Ojalá me equivoque!
 Fidel: El Obama serio
 Fidel: Un premio Nobel para Evo
 Fidel: El Congreso de la Unión de Jóvenes Comunistas de Cuba
 Fidel: El imperio y la Mentira
 Fidel: Las verdaderas intenciones de la
 Fidel: Emplazamiento al Presidente de Estados Unidos
 Fidel: El imperio y la droga
 Fidel: La Guerra inevitable de la OTAN ( II parte)
 Fidel: El zarpazo al acecho
 Fidel: La paz mundial pende de un hilo
 Fidel: El Norte revuelto y brutal
  Fidel: El desfile del 50 aniversario
 Fidel: El desastre de Japón y la visita de un amigo
 Fidel Castro: El origen de las guerras
 Fidel: La tiranía odiosa impuesta al mundo
 Fidel: El imperio y la guerra
 Las armas nucleares y la supervivencia del Homo Sapiens (II parte)
 Fidel: La MINUSTAH y la epidemia
 Fidel: Cómo me gustaría estar equivocado
 Fidel: La contienda inevitable
 Fidel: El imperio por dentro ( V parte)
 Fidel: Entre la emigración y el crimen
 Fidel: El gobierno mundial (I parte)
 Fidel: La victoria estratégica
 Fidel Castro: Israel no atacará primero
 Fidel: La ONU, la impunidad y la guerra
 Fidel: El mejor Presidente para Estados Unidos
 Fidel: El Invierno Nuclear
 Fidel: Soy optimista sobre bases racionales
 Fidel: El gobierno mundial (II parte)
 Fidel:
 Fidel: El principal estímulo a nuestros esfuerzos
 Fidel: El capítulo principal del último libro
 Fidel: El deber y la epidemia en Haití
 Fidel: La batalla contra el cólera
 Fidel: Los Debates del Congreso
 Fidel: 238 razones para estar preocupado (I y II partes)
 Fidel: La Batalla de Girón (primera parte)
 Fidel: Es hora ya de hacer algo
 Fidel: El discurso de Hugo Chávez
 Fidel: Un esclarecimiento honesto
 Fidel: Los tiempos difíciles de la humanidad
 Fidel: El imperio por dentro (II parte)
 Fidel: Lo que jamás podrá olvidarse (I, II y III partes)
 Las armas nucleares y la supervivencia del Homo Sapiens (I parte)
 Fidel: La sublevación en la ONU (segunda parte)
 Fidel: La infinita hipocresía de Occidente
 Fidel: Certificado de buena conducta
 Fidel: El invierno nuclear y la paz
 Fidel: Lo que quieren es el petróleo de Venezuela
 Fidel: El imperio por dentro ( III parte)
 Fidel: Piedad Córdoba y su lucha por la paz
 Fidel: El papel genocida de la OTAN (cuarta parte)
 Fidel: El crimen contra la Congresista demócrata
 El imperio por dentro ( I parte)
 Fidel: Lo que jamás podrá olvidarse (I parte)
 Fidel: Noticias inverosímiles
 Fidel: Si yo fuera venezolano
 Fidel: El imperio en el banquillo de los acusados
 Fidel: Lo mejor y más inteligente
 El imperio y el derecho a la vida de los seres humanos
 Fidel: El plan de la OTAN es ocupar Libia
 Fidel: El imperio por dentro ( IV Parte)
 Fidel: La Rebelión Revolucionaria en Egipto
 Haití: El subdesarrollo y el genocidio
 Fidel: La voluntad de acero (Segunda Parte)
 Fidel: Noticias del cólera en Haití
 Fidel: Cinismo genocida (primera parte)
 Fidel: El G-20, la APEC y la extremaunción de la credibilidad
 Fidel: Colosal olla de grillos
 Fidel: Un acto atroz
 Fidel: El Estado de la Unión
 Fidel: La grave crisis alimentaria
 Fidel: Sin violencia y sin drogas
 Fidel: La Guerra Fascista de la OTAN
 Fidel: Otra estrella del Tea Party
 Fidel: Los dos terremotos
 Fidel: La OTAN, la guerra, la mentira y los negocios
 Fidel: La insostenible posición del imperio
 Fidel: Los desastres que amenazan al mundo
 La Guerra inevitable de la OTAN ( I parte)
 Fidel: ¿Qué diría Einstein?
 Fidel: Un fuego que puede quemar a todos
 Fidel: El asesinato de Osama Bin Laden
 Fidel: Chávez, Evo y Obama
 Fidel: La hazaña de Guadalajara
 Fidel: La aplastante victoria de Daniel y el FSLN
 Fidel: Los caminos que conducen al desastre
 Fidel: El papel genocida de la OTAN (segunda parte)
 Fidel: La vergüenza supervisada de Obama
 Fidel: Las dos Venezuela
 Nuestro derecho a ser Marxistas-Leninistas
 Fidel: La Reunión del G-20
 Fidel: La Cumbre de las guayaberas
 Fidel: El papel genocida de la OTAN
 Fidel: El papel genocida de la OTAN (tercera parte)
 Fidel: El papel genocida de la OTAN (quinta parte)
 Fidel: Realidades edulcoradas...
 Fidel: Los horrores que el imperio nos ofrece
 Fidel: Las ilusiones de Stephen Harper
 Fidel: El Premio Nobel de la Paz
 Fidel: El mundo maravilloso del capitalismo
 Fidel: La necesidad de enriquecer nuestros conocimientos
 Fidel: Dormir con los ojos abiertos
 Fidel: El 67 aniversario de la victoria sobre el nazi fascismo
 Fidel: Días insólitos
 Fidel: Lo que no podrá olvidarse nunca
 Fidel: Triunfarán las ideas justas o triunfará el desastre
 He vivido para luchar, afirma Fidel
 Mandela ha muerto
 Fidel: La realidad y los sueños
 Holocausto palestino en Gaza
 Fidel: ¿Eres o no eres?
 Fidel: La hora del deber
 Fidel: La verdadera amistad
 Fidel: El hermano Obama
 El cumpleaños
 Inicio | HOLGUIN | CUBA | PRIMER PLANO | EDUCACION | DEPORTES | CIENCIA COTIDIANA | SALUD | CULTURA | CIENCIA-TECNICA | COMENTANDO | FOTORREPORTAJE | HISTORIA | TRADICIONES | ENTREVISTAS |  Canal RSSContactos

editor@telecristal.icrt.cu - telf: 423610. /  Tirso Mastrapa Ardite, editor jefe - tirso@telecristal.icrt.cu


Última Actualización: 23/02/2018 12:43:47 PM GMT-05:00
Diseño y Programación: VirtuArte