Inicio
Canal Multimedia
Libro de Visitas
Archivo
Usuarios
Mapa del sitio
 
versión español version ingles
Fidel: Triunfarán las ideas justas o triunfará el desastre
Autor :Agencia Cubana de Noticias. ACN / Fotografías de: - Publicado: 01/09/2014 01:51:08 PM| 0 Opiniones

 La sociedad mundial no conoce tregua en los últimos años, particularmente desde que la Comunidad Económica Europea, bajo la dirección férrea e incondicional de Estados Unidos, consideró que había llegado la hora de ajustar cuentas con lo que restaba de dos grandes naciones que, inspiradas en las ideas de Marx, habían llevado a cabo la proeza de poner fin al orden colonial e imperialista impuesto al mundo por Europa y Estados Unidos.

En la antigua Rusia estalló una revolución que conmovió al mundo. Se esperaba, que la primera gran revolución socialista tendría lugar en los países más industrializados de Europa, como Inglaterra, Francia, Alemania y el Imperio Austrohúngaro. Esta, sin embargo, tuvo lugar en Rusia, cuyo territorio se extendía por Asia, desde el norte de Europa hasta el sur de Alaska, que había sido también territorio zarista, vendido por unos dólares al país que sería posteriormente el más interesado en atacar y destruir la revolución y al país que la engendró.  

La mayor proeza del nuevo Estado fue crear una Unión capaz de agrupar sus recursos y compartir su tecnología con gran número de naciones débiles y menos desarrolladas, víctimas inevitables de la explotación colonial. ¿Sería o no conveniente en el mundo actual una verdadera sociedad de naciones que respetara los derechos, creencias, cultura, tecnologías y recursos de lugares asequibles del planeta que a tantos seres humanos les gusta visitar y conocer? ¿Y no sería mucho más justo que todas las personas que hoy, en fracciones de segundo se comunican de un extremo a otro del planeta, vean en los demás un amigo o un hermano y no un enemigo dispuesto a exterminarlo con los medios que ha sido capaz de crear el conocimiento humano?

Por creer que los seres humanos podrían ser capaces de albergar tales objetivos, pienso que no hay derecho alguno a destruir ciudades, asesinar niños, pulverizar viviendas, a sembrar terror, hambre y muerte en todas partes. ¿En qué rincón del mundo se podrían justificar tales hechos? Si se recuerda que al final de la masacre de la última contienda mundial el mundo se ilusionó con la creación de las Naciones Unidas, es porque gran parte de la humanidad la imaginó con tales perspectivas, aunque no estuviesen cabalmente definidos sus objetivos. Un colosal engaño es lo que se percibe hoy cuando surgen problemas que insinúan el posible estallido de una guerra con el empleo de armas que podrían poner fin a la existencia humana.

Existen sujetos inescrupulosos, al parecer no pocos, que consideran un mérito su disposición a morir, pero sobre todo a matar para defender privilegios bochornosos.

Muchas personas se asombran al escuchar las declaraciones de algunos voceros europeos de la OTAN cuando se expresan con el estilo y el rostro de las SS nazis.  En ocasiones hasta se visten con trajes oscuros en pleno verano.

Nosotros tenemos un adversario bastante poderoso como lo es nuestro vecino más próximo: Estados Unidos. Le advertimos que resistiríamos el bloqueo, aunque eso podía implicar un costo muy elevado para nuestro país. No hay peor precio que capitular frente al enemigo que sin razón ni derecho te agrede. Era el sentimiento de un pueblo pequeño y aislado. El resto de los gobiernos de este hemisferio, con raras excepciones, se habían sumado al poderoso e influyente imperio. No se trataba por nuestra parte de una actitud personal, era el sentimiento de una pequeña nación que desde inicios de siglo era una propiedad no solo política, sino también económica de Estados Unidos. España nos había cedido a ese país después de haber sufrido casi cinco siglos de coloniaje y de un incalculable número de muertos y pérdidas materiales en la lucha por la independencia.

El imperio se reservó el derecho de intervenir militarmente en Cuba en virtud de una pérfida enmienda constitucional que impuso a un Congreso impotente e incapaz de resistir. Aparte de ser los dueños de casi todo en Cuba: abundantes tierras, los mayores centrales azucareros, las minas, los bancos y hasta la prerrogativa de imprimir nuestro dinero, nos prohibía producir granos alimenticios suficientes para alimentar la población.

Cuando la URSS se desintegró y desapareció también el Campo Socialista, seguimos resistiendo, y juntos, el Estado y el pueblo revolucionarios, proseguimos nuestra marcha independiente.

No deseo, sin embargo, dramatizar esta modesta historia. Prefiero más bien recalcar que la política del imperio es tan dramáticamente ridícula que no tardará mucho en pasar al basurero de la historia. El imperio de Adolfo Hitler, inspirado en la codicia, pasó a la historia sin  más gloria que el aliento aportado a los gobiernos burgueses y agresivos de la OTAN, que los convierte en el hazmerreír de Europa y el mundo, con su euro, que al igual que el dólar, no tardará en convertirse en papel mojado, llamado a depender del yuan y también de los rublos, ante la pujante economía china estrechamente unida al enorme potencial económico y técnico de Rusia.

Algo que se ha convertido en un símbolo de la política imperial es el cinismo.

Como se conoce, John McCain fue el candidato republicano a las elecciones de 2008. El personaje salió a la luz pública cuando en su condición de piloto fue derribado mientras su avión bombardeaba la populosa ciudad de Hanoi. Un cohete vietnamita lo alcanzó en plena faena y nave y piloto cayeron en un lago ubicado en las inmediaciones de la capital, colindante con la ciudad.

Un antiguo soldado vietnamita ya retirado, que se ganaba la vida trabajando en las proximidades, al ver caer el avión y un piloto herido que trataba de salvarse se movió para auxiliarlo; mientras el viejo soldado prestaba esa ayuda, un grupo de la población de Hanoi, que sufría los ataques de la aviación, corría para ajustar cuentas con aquel asesino. El mismo soldado persuadió a los vecinos que no lo hicieran, pues era ya un prisionero y su vida debía respetarse. Las propias autoridades yankis se comunicaron con el Gobierno rogando que no se actuara contra ese piloto.

Aparte de las normas del Gobierno vietnamita de respeto a los prisioneros, el piloto era hijo de un Almirante de la Armada de Estados Unidos que había desempeñado un papel destacado en la Segunda Guerra Mundial y estaba todavía ocupando un importante cargo.

Los vietnamitas habían capturado un pez gordo en aquel bombardeo y como es lógico, pensando en las conversaciones inevitables de paz que debían poner fin a la guerra injusta que le habían impuesto desarrollaron la amistad con él, que estaba muy feliz de sacar todo el provecho posible de aquella aventura. Esto, desde luego, no me lo contó ningún vietnamita, ni yo lo habría preguntado nunca. Lo he leído y se ajusta completamente a determinados detalles que conocí más tarde.

También leí un día que Mister McCain había escrito que siendo prisionero en Vietnam, mientras era torturado, escuchó voces en español asesorando a los torturadores qué debían hacer y cómo hacerlo. Eran voces de cubanos, según McCain. Cuba nunca tuvo asesores en Vietnam. Sus militares conocen sobradamente cómo hacer su guerra.

El General Giap fue uno de los jefes más brillantes de nuestra época, que en Dien Bien Phu fue capaz de ubicar los cañones por selvas intrincadas y abruptas, algo que los militares yankis y europeos consideraban imposible.  Con esos cañones disparaban desde un punto tan próximo que era imposible neutralizarlos sin que las bombas nucleares afectaran también a los invasores. Los demás pasos pertinentes, todos difíciles y complejos, fueron empleados para imponer a las cercadas fuerzas europeas una bochornosa rendición.

El zorro McCain sacó todo el provecho posible de las derrotas militares de los invasores yankis y europeos. Nixon no pudo persuadir a su consejero de Seguridad Nacional Henry Kissinger, de que aceptara la idea sugerida por el  propio Presidente cuando en momentos de relajamiento le decía ¿Por qué no le lanzamos una de esas bombitas, Henry? La verdadera bombita llegó cuando los hombres del Presidente trataron de espiar a sus adversarios del partido opuesto ¡Eso sí que no podía tolerarse!

A pesar de eso lo más cínico del Sr. McCain ha sido su actuación en el Cercano Oriente. El senador McCain es el aliado más incondicional de Israel en las marañas del Mossad, algo que ni los peores adversarios habrían sido capaces de imaginar. McCain participó junto a ese servicio en la creación del Estado Islámico que se apoderó de una parte considerable y vital de Irak, así como según se afirma, de un tercio del territorio de Siria. Tal Estado cuenta ya con ingresos multimillonarios, y amenaza a Arabia Saudita y otros Estados de esa compleja región que suministra la parte más importante del combustible mundial.

¿No sería preferible, luchar por producir más alimentos y productos industriales, construir hospitales y escuelas para los miles de millones de seres humanos que los necesitan desesperadamente, promover el arte y la cultura, luchar contra enfermedades masivas que llevan a la muerte a más de la mitad de los enfermos, a trabajadores de la salud o tecnólogos que según se vislumbra, podrían finalmente eliminar enfermedades como el cáncer, el ébola, el paludismo, el dengue, la chikungunya, la diabetes y otras que afectan las funciones vitales de los seres humanos?


Si hoy resulta posible prolongar la vida, la salud y el tiempo útil de las personas, si es perfectamente posible planificar el desarrollo de la población en virtud de la productividad creciente, la cultura y desarrollo de los valores humanos ¿Qué esperan para hacerlo?

Triunfarán las ideas justas o triunfará el desastre.
       
Fidel Castro Ruz
Agosto 31 de 2014

.
 

Déjenos su opinion sobre lo que acaba de leer. Le invitamos al debate con nuestra comunidad de lectores
Su nombre:
Email (opcional):
Titulo de su comentario :
 
Su Opinion:
Codigo de Verificación
 

 

Existen 0 Opiniones de otros lectores sobre el mismo tema

 

 

En esta misma seccion: Fidel: Reflexiones
 Fidel: Siete puñales en el corazón de América
 Fidel “Un triunfo del Tercer Mundo”
 Las contradicciones entre la política de Obama y la ética
 Fidel: Los hechos me dieron la razón
 Transparencia Total
 Descifrando el pensamiento del nuevo presidente de Estados Unidos
 Se pregunta Fidel: ¿Bush, mambí?
 Fidel: Todo estaba dicho
 El parto de los montes
 Fidel: El discurso de Obama en Arizona
 La iglesia ortodoxa rusa
 La estrategia de Maquiavelo
 La crítica justa y constructiva
 La ley de la selva
 El fantasma de la Casa Blanca
 Fidel: "A los pueblos de América Latina"
 Fidel: Lula
 El objetivo irrenunciable
 Fidel: Bush, la antítesis de la ética
 Bien sentenció Fidel: Bush hizo de las suyas en Bucarest
 Con un golpe nuclear compara Fidel daños de Gustav
 El encuentro con Hu Jintao
 La verdad en batalla y el libro de Martín Blandino (III parte)
 La verdad en batalla y el libro de Martín Blandino I parte
 Fidel: La suerte de Mubarak está echada
 La merecida felicitación a Maduro
 Fidel: El discurso de Evo
 El Imperio y la Mentira
 Las elecciones del 4 de noviembre
 Fidel: Lo que no dijo Notimex
 Fidel: El derecho de la humanidad a existir
 El Analfabetismo Económico
 Fidel: El último encuentro con Lula
 Fidel: Obama no estaba obligado a acto cínico
 Fidel: La opinión de un experto
 El papel de bueno ¿a costa de quién?
 Fidel: El gigante de las siete leguas (primera parte)
 Fidel: El mejor homenaje a la madre de un Héroe
 Lo insólito
 Fidel: Pittsburgh y la Cumbre de Margarita
 Lo que no se dijo sobre Cuba
 Una reunión que valió la pena
 Fidel: Haití pone a prueba el espíritu de cooperación
 Fidel: “Allí se engendra una revolución”
 Fidel Castro: La felicidad imposible
 El mensaje de Chávez
 Fidel: La hora de la verdad
 La peor variante
 Los derechos humanos, el deporte y la paz
 El gigante de las siete leguas (parte 2)
 Fidel: Las campanas están doblando por el dólar
 Fidel: La historia no puede ser ignorada
 El Ike financiero
 Para el honor, Medalla de Oro
 El huracán
 Fidel, Las Elecciones
 Fidel: Las mentiras y las incógnitas en la muerte de Bin Laden
 Fidel: Danza macabra de cinismo
 Fidel: Un argumento más para la ONU
 El equipo asediado
 Fidel: La anexión de Colombia a Estados Unidos
 Mi encuentro con Leonel Fernández, Presidente de la República Dominicana
 Fidel: Chávez, Evo y Obama (segunda parte)
 El tercer huracán
 Fidel: La lección de Haití
 La sinceridad y el valor de ser humildes
 La victoria china (parte II)
 Encuentro con la presidenta de Chile Michelle Bachelet
 Fidel: Regalo de Reyes, en alusión a Bush
 Fidel: La victoria china (parte I)
 Fidel: El viaje ¡triunfal! de Cheney a Iraq
 Fidel: Saber la verdad a tiempo
 Fidel: Che era un hombre de ideas.
 Fidel: El silencio cómplice
 Fidel: La voluntad de acero (Primera parte)
 Fidel: Las mentiras de Clinton
 Fidel: Obama y el bloqueo
 Las dos Coreas (parte I)
 Fidel: Como cristianos sin biblias
 Fidel: De nuevo a la carga después de voluntario reposo
 La verdad en batalla y el libro de Martín Blandino (II Parte)
 Fidel: Recuerdos imborrables
 Fidel: El único expresidente norteamericano que conocí
 Fidel:
 Kangamba
 Fidel: acerca de factura petrolera y el desarrollo
 Fidel: El debate de la Cumbre
 Fidel: Los peligros que nos amenazan
 Fidel Castro: Lo que informó la revista Science
 Fidel: Con los pies sobre la tierra
 Las contradicciones en la política exterior de Estados Unidos
 Fidel: El fin no justifica los medios
 El candidato republicano (IV parte)
 Fidel: El preludio
 Declaración pública del presidente cubano Fidel Castro
 El recorrido de McCain y el destino manifiesto de la IV Flota
 Los vivos y los muertos
 Acaba de renacer la IV Flota de intervención
 Carne de cañón para el mercado
 Fidel: Un gesto que no se olvidará
 Fidel: W y la APEC
 Fidel Castro: El imperio y la isla independiente
 Fidel: Lula (II parte)
 Fidel: Bush, el hambre y la muerte
 Fidel: El Che
 Lo considera Fidel un Waterloo ideológico
 Lo verdadero y lo falso
 Fidel: Un pueblo bajo el fuego
 Fidel: Lula (IV y última parte)
 Fidel: La alianza igualitaria
 La gran crisis de los años 30
 La respuesta de Milosevic
 Alerta Fidel Castro sobre posible autodestrucción del mundo
 Fidel: Las guerras ilegales del imperio
 El candidato republicano (V parte)
 Nuevas Reflexiones del presidente Fidel Castro
 Paz y prosperidad
 Mentiras deliberadas, muertes extrañas y agresión a economía mundial
 Fidel: Antonio Maceo
 Fidel: Los superrevolucionarios
 Fidel: La sumisión a la política imperial
 Fidel: Chibás al cumplirse 100 años de su natalicio
 Fidel: Derrota moral sin precedentes del imperio
 Fidel: La constancia escrita
 Fidel: La política y el deporte
 Fidel: Duras y evidentes realidades
 Fidel: El candidato republicano
 Fidel: Mensajes 2 y 3 a Milosevic y su respuesta
 Fidel: Honor a Sergio del Valle
 Fidel: El diálogo con Chávez
 Fidel: La llama eterna
 Fidel: A pesar de todo
 Fidel: ¿Brasil sustituto de Estados Unidos?
 Fidel: El robo de cerebros
 Fidel: Papel de los factores subjetivos
 Fidel: El candidato republicano (III parte)
 Reclama Fidel Castro confianza para beisbolistas cubanos
 Fidel: Un ejemplo de conducta comunista
 ¿Quién quiere entrar en el basurero? se pregunta Fidel
 Fidel: Siempre cuesta arriba
 Somos y debemos ser socialistas
 Fidel: El candidato republicano (ll parte)
 Fidel: Rafael Correa
 Fidel: Bush en el cielo (I parte)
 Knock-out al imperialismo en República Dominicana
 Fidel: Lo que escribí el martes 19
 Fidel: El Tribunal Penal Internacional
 Fidel: Bush en el cielo (II)
 Fidel Castro: Estela Calloni
 Fidel: La visita de Chávez
 Prólogo para los amigos bolivianos
 Las dos Coreas (parte II)
 El encuentro con Lula
 Fidel: Atrapado por la historia
 Salvador Allende, un ejemplo que perdura
 Fidel: El imperio no se resigna a ser el único perdedor
 La Reunión de Washington
 No hacer concesiones a la ideología enemiga
 Sed de sangre (II parte)
 Fidel: Cuba, ¿país terrotista?
 Fidel: El destacamento regresa invicto
 ¡La hormiga pudo más que el elefante!
 Nuestro espíritu de sacrificio y el chantaje del imperio
 El descanso
 EL G-20, EL G-21 Y EL G-192
 Bush, los millonarios, el consumismo y el subconsumo
 Fidel: No es tarea fácil la de Obama
 Fidel: ¿Tiene la OEA derecho a existir?
 Fidel: Días que no pueden ser olvidados
 Fidel: La trascendencia histórica de la muerte de Martí
 Fidel: La reforma sanitaria de Estados Unidos
 Fidel: La sublevación en la ONU (primera parte)
 Fidel: La conciencia tranquila
 Dos lobos hambrientos y una caperucita roja
 Bolivia: Una prueba de fuego
 Los vicios y las virtudes
 La impotencia de las potencias
 La educación en Cuba
 La política cínica del imperio
 La historia real y el desafío de los periodistas cubanos
 Un tema para meditar
 La autocrítica de Bush
 Noticias de Chávez y de Evo
 Las ideas inmortales de Martí
 Dimitri A. Medvedev
 Respuesta rídicula a una derrota
 Las angustias del capitalismo desarrollado
 Fidel: La doble traición de la Philips
 La Revolución Bolivariana y la Paz
 Navegar contra la marea
 Fidel: Enviamos médicos y no soldados
 Fidel: Lo que pasó por mi mente
 Fidel: Darlo todo
 El colmo del ridículo
 Fidel: Nada se puede improvisar en Haití
 El encuentro con Cristina Fernández
 Rahm Emanuel
 Un inmenso e inmerecido honor
 Fidel: Teófilo Stevenson
 Fidel: La canción de Obama
 El canto de Cisne de los ricos
 Fidel: Los 7 congresistas que nos visitan
 El undécimo presidente de Estados Unidos
 La injustificable destrucción del medio ambiente
 La respuesta inmediata
 ¡Gloria a los buenos!
 Cambios sanos en el Consejo de Ministros
 Fidel: China en los cables internacionales
 Fidel: Los culpables somos nosotros
 El artículo de Chávez
 Fidel: Las señales inequívocas
 Fidel: No hay descanso para el mundo
 Fidel: La importancia moral del Clásico
 Mi encuentro con Zelaya
  Fidel: La mentira al servicio del imperio
 Lo que conté sobre Pichirilo
 Fidel: China, la futura gran potencia
 Fidel: Sueños delirantes
 Fidel: Más noticias sobre las angustias del capitalismo
 Fidel: El inicio de la Cumbre
 Fidel: Noticias de Bolivia
 Fidel: ¿Por qué se excluye a Cuba?
 Fidel: Encuentro con Barbara Lee y otros miembros del Caucus Negro
 Fidel: El porvenir incierto
 La victoria inevitable de Evo
 Del bloqueo no se dijo una palabra
 Fidel: Militares con criterios acertados
 Mensaje de Fidel a sus compañeros de la FEU
 Fidel: Poncio Pilato se limpió las manos
 Fidel: La Cumbre y la mentira
 Gestos que impresionan
 Fidel: La Revolución Bolivariana y las Antillas
 Fidel: 10 años enseñando y aprendiendo
 Fidel: El día de los pobres del mundo
 Fidel: Un error suicida
 Fidel: Un Premio Nobel para Mrs. Clinton
 Fidel: Otra vez la podrida OEA
 Fidel: Hay que darlo todo
 Fidel: Una historia de ciencia ficción
 Fidel: Otra noticia que estremeció al mundo
 Fidel: Una pregunta que no tiene repuesta
 Fidel: La tortura no puede ser jamás justificada
 ¿Existe margen para la hipocresía y la mentira?
 Fidel: La lucha apenas comienza
 Fidel: La justicia en Estados Unidos
 Fidel: Noticias relevantes
 Fidel: Educador infatigable
 Fidel: Cinismo genocida (segunda parte y final)
 Fidel: Lo que Obama conoce
 Fidel: El imperio y los robots
 Fidel: La genialidad de Chávez
 Fidel: Los aplausos y los silencios
 Fidel: El caballo de Troya
 Fidel: Almeida vive hoy más que nunca
 Fidel: En los umbrales de la tragedia
 Fidel: Mi ausencia en el C.C.
 Lo que debe demandarse a EE.UU.
 Fidel: La hermandad entre la República Bolivariana y Cuba
 Fidel: La fruta que no cayó
 Fidel: El discurso de Obama en El Cairo
 Fidel: Siete días sin muertos por cólera
 Fidel: La OTAN, gendarme mundial
 Fidel: La envidia de Goebbels
 Fidel: El mundo medio siglo después
 Fidel: Una especie en peligro de extinción
 Fidel Castro: ¿Acaso exagero?
 Fidel: Las bases yankis y la soberanía latinoamericana
 Muere el golpe o mueren las constituciones
 Fidel: Estoy listo para seguir discutiendo
 Fidel: La marcha hacia el abismo
 Una causa justa que defender y la esperanza de seguir adelante
 El 30 Aniversario sandinista y la propuesta de San José
 Fidel: El ALBA y Copenhague
 Fidel: La verdad de lo ocurrido en la Cumbre
 Fidel: ¡Ojalá me equivoque!
 Fidel: El Obama serio
 Fidel: Un premio Nobel para Evo
 Fidel: El Congreso de la Unión de Jóvenes Comunistas de Cuba
 Fidel: El imperio y la Mentira
 Fidel: Las verdaderas intenciones de la
 Fidel: Emplazamiento al Presidente de Estados Unidos
 Fidel: El imperio y la droga
 Fidel: La Guerra inevitable de la OTAN ( II parte)
 Fidel: El zarpazo al acecho
 Fidel: La paz mundial pende de un hilo
 Fidel: El Norte revuelto y brutal
  Fidel: El desfile del 50 aniversario
 Fidel: El desastre de Japón y la visita de un amigo
 Fidel Castro: El origen de las guerras
 Fidel: La tiranía odiosa impuesta al mundo
 Fidel: El imperio y la guerra
 Las armas nucleares y la supervivencia del Homo Sapiens (II parte)
 Fidel: La MINUSTAH y la epidemia
 Fidel: Cómo me gustaría estar equivocado
 Fidel: La contienda inevitable
 Fidel: El imperio por dentro ( V parte)
 Fidel: Entre la emigración y el crimen
 Fidel: El gobierno mundial (I parte)
 Fidel: La victoria estratégica
 Fidel Castro: Israel no atacará primero
 Fidel: La ONU, la impunidad y la guerra
 Fidel: El mejor Presidente para Estados Unidos
 Fidel: El Invierno Nuclear
 Fidel: Soy optimista sobre bases racionales
 Fidel: El gobierno mundial (II parte)
 Fidel:
 Fidel: El principal estímulo a nuestros esfuerzos
 Fidel: El capítulo principal del último libro
 Fidel: El deber y la epidemia en Haití
 Fidel: La batalla contra el cólera
 Fidel: Los Debates del Congreso
 Fidel: 238 razones para estar preocupado (I y II partes)
 Fidel: La Batalla de Girón (primera parte)
 Fidel: Es hora ya de hacer algo
 Fidel: El discurso de Hugo Chávez
 Fidel: Un esclarecimiento honesto
 Fidel: Los tiempos difíciles de la humanidad
 Fidel: El imperio por dentro (II parte)
 Fidel: Lo que jamás podrá olvidarse (I, II y III partes)
 Las armas nucleares y la supervivencia del Homo Sapiens (I parte)
 Fidel: La sublevación en la ONU (segunda parte)
 Fidel: La infinita hipocresía de Occidente
 Fidel: Certificado de buena conducta
 Fidel: El invierno nuclear y la paz
 Fidel: Lo que quieren es el petróleo de Venezuela
 Fidel: El imperio por dentro ( III parte)
 Fidel: Piedad Córdoba y su lucha por la paz
 Fidel: El papel genocida de la OTAN (cuarta parte)
 Fidel: El crimen contra la Congresista demócrata
 El imperio por dentro ( I parte)
 Fidel: Lo que jamás podrá olvidarse (I parte)
 Fidel: Noticias inverosímiles
 Fidel: Si yo fuera venezolano
 Fidel: El imperio en el banquillo de los acusados
 Fidel: Lo mejor y más inteligente
 El imperio y el derecho a la vida de los seres humanos
 Fidel: El plan de la OTAN es ocupar Libia
 Fidel: El imperio por dentro ( IV Parte)
 Fidel: La Rebelión Revolucionaria en Egipto
 Haití: El subdesarrollo y el genocidio
 Fidel: La voluntad de acero (Segunda Parte)
 Fidel: Noticias del cólera en Haití
 Fidel: Cinismo genocida (primera parte)
 Fidel: El G-20, la APEC y la extremaunción de la credibilidad
 Fidel: Colosal olla de grillos
 Fidel: Un acto atroz
 Fidel: El Estado de la Unión
 Fidel: La grave crisis alimentaria
 Fidel: Sin violencia y sin drogas
 Fidel: La Guerra Fascista de la OTAN
 Fidel: Otra estrella del Tea Party
 Fidel: Los dos terremotos
 Fidel: La OTAN, la guerra, la mentira y los negocios
 Fidel: La insostenible posición del imperio
 Fidel: Los desastres que amenazan al mundo
 La Guerra inevitable de la OTAN ( I parte)
 Fidel: ¿Qué diría Einstein?
 Fidel: Un fuego que puede quemar a todos
 Fidel: El asesinato de Osama Bin Laden
 Fidel: Chávez, Evo y Obama
 Fidel: La hazaña de Guadalajara
 Fidel: La aplastante victoria de Daniel y el FSLN
 Fidel: Los caminos que conducen al desastre
 Fidel: El papel genocida de la OTAN (segunda parte)
 Fidel: La vergüenza supervisada de Obama
 Fidel: Las dos Venezuela
 Nuestro derecho a ser Marxistas-Leninistas
 Fidel: La Reunión del G-20
 Fidel: La Cumbre de las guayaberas
 Fidel: El papel genocida de la OTAN
 Fidel: El papel genocida de la OTAN (tercera parte)
 Fidel: El papel genocida de la OTAN (quinta parte)
 Fidel: Realidades edulcoradas...
 Fidel: Los horrores que el imperio nos ofrece
 Fidel: Las ilusiones de Stephen Harper
 Fidel: El Premio Nobel de la Paz
 Fidel: El mundo maravilloso del capitalismo
 Fidel: La necesidad de enriquecer nuestros conocimientos
 Fidel: Dormir con los ojos abiertos
 Fidel: El 67 aniversario de la victoria sobre el nazi fascismo
 Fidel: Días insólitos
 Fidel: Lo que no podrá olvidarse nunca
 Fidel: Triunfarán las ideas justas o triunfará el desastre
 He vivido para luchar, afirma Fidel
 Mandela ha muerto
 Fidel: La realidad y los sueños
 Holocausto palestino en Gaza
 Fidel: ¿Eres o no eres?
 Fidel: La hora del deber
 Fidel: La verdadera amistad
 Fidel: El hermano Obama
 El cumpleaños
 Inicio | HOLGUIN | CUBA | PRIMER PLANO | EDUCACION | DEPORTES | CIENCIA COTIDIANA | SALUD | CULTURA | CIENCIA-TECNICA | COMENTANDO | FOTORREPORTAJE | HISTORIA | TRADICIONES | ENTREVISTAS |  Canal RSSContactos

editor@telecristal.icrt.cu - telf: 423610. /  Tirso Mastrapa Ardite, editor jefe - tirso@telecristal.icrt.cu


Última Actualización: 19/01/2018 12:24:02 PM GMT-05:00
Diseño y Programación: VirtuArte