Inicio
Canal Multimedia
Libro de Visitas
Archivo
Usuarios
Mapa del sitio
 
versión español version ingles
Fidel: Recuerdos imborrables
Autor :Agencia Cubana de Noticias, ACN / Fotografías de: - Publicado: 14/09/2013 11:22:55 AM| 0 Opiniones

 Hace apenas tres días nos visitó un alto dirigente del Partido Comunista de Vietnam. Antes de marcharse, me trasmitió el deseo de que yo elaborara algunos recuerdos de mi visita al territorio liberado de Vietnam en su heroica lucha contra las tropas yankis en el sur de su país.

No es realmente mucho el tiempo que dispongo cuando gran parte del mundo se empeña en buscar una respuesta a las noticias de que una guerra, con el empleo de mortíferas armas, está a punto de estallar en un rincón crítico de nuestro globalizado planeta.

Recordar, sin embargo, los antecedentes y los monstruosos crímenes cometidos contra los países con menos desarrollo económico y científico, ayudará a todos los pueblos a luchar por su propia supervivencia. El 12 de septiembre se cumple el 40 aniversario de la visita de una delegación oficial de Cuba a Vietnam.

En una Reflexión que escribí el 14 de febrero de 2008, publiqué datos sobre el candidato republicano a la Presidencia de Estados Unidos John McCain, humillantemente derrotado en su candidatura por Barack Obama. Este último, al menos, podía hablar en términos parecidos a Martin Luther King, asesinado vilmente por los racistas blancos.

Obama se propuso incluso imitar el viaje en tren del austero Abraham Lincoln, aunque no habría sido nunca capaz de pronunciar el discurso de Gettysburg. Michael Moore le espetó: "Felicidades, presidente Obama, por el Premio Nobel de la Paz; ahora por favor, gáneselo."

McCain perdió la Presidencia de Estados Unidos, pero se las arregló para volver al Senado, desde donde ejerce enormes presiones sobre el gobierno de ese país.

Ahora está feliz, moviendo sus fuerzas para que Obama descargue el mayor número de certeros cohetes con capacidad de golpear con precisión las fuerzas vivas de las tropas sirias.

Tan mortal es el gas Sarín como las radiaciones atómicas. Nueve países disponen ya de armas nucleares que son mucho más mortíferas que el gas Sarín. Datos publicados desde el 2012 informan que Rusia posee aproximadamente 16 000 ojivas nucleares activas y Estados Unidos alrededor de 8 000.

La necesidad de hacerlas estallar en cuestión de minutos sobre los objetivos adversarios, impone los procedimientos para el uso de las mismas.

Una tercera potencia, China, la más sólida económicamente, dispone ya la capacidad para la Destrucción Mutua Asegurada con Estados Unidos.

Israel, por su parte, supera a Francia y a Gran Bretaña en tecnología nuclear, pero no admite que se pronuncie una palabra sobre los fabulosos fondos que recibe de Estados Unidos y su colaboración con este país en ese terreno. Hace pocos días envió dos misiles para probar la capacidad de respuesta de los destructores norteamericanos en el Mediterráneo que apuntan contra Siria.

¿Cuál es el poder entonces de tan pequeño, como avanzado, grupo de países?

Para extraer la enorme energía derivada de un núcleo de hidrógeno se necesita crear un plasma de gas de más de 200 millones de grados centígrados, el calor necesario para forzar a los átomos de deuterio y tritio a fusionarse y liberar energía, según explica un despacho de la BBC, que suele estar bien informada en la materia. Eso es ya un descubrimiento de la ciencia, pero cuánto será necesario invertir para convertir en realidad tales objetivos.

Nuestra sufrida humanidad espera. No somos "cuatro gatos"; sumamos ya más de siete mil millones de seres humanos, la inmensa mayoría niños, adolescentes y jóvenes.

Volviendo a los recuerdos de mi visita a Vietnam, que motivaron estas líneas, no tuve el privilegio de conocer a Ho Chi Minh, el legendario creador de la República Socialista de Vietnam, el país de los anamitas, el pueblo del que tan elogiosamente habló nuestro Héroe Nacional José Martí en el año 1889 en su revista infantil La Edad de Oro.

Imagen activaEl primer día me alojaron en la antigua residencia del Gobernador francés en el territorio de Indochina cuando visité ese hermano país en 1973, al que arribé el 12 de septiembre después del acuerdo entre Estados Unidos y Vietnam. Allí me alojó Pham Van Dong, entonces Primer Ministro. Aquel recio combatiente, al quedarse solo conmigo en el viejo caserón construido por la metrópoli francesa, comenzó a llorar. Excúseme, me dijo, pero pienso en los millones de jóvenes que han muerto en esta lucha. En ese instante percibí en su plena dimensión cuan dura había sido aquella contienda. Se quejaba también de los engaños que había utilizado Estados Unidos con ellos.

En una apretada síntesis utilizaré las palabras exactas de lo que escribí en la mencionada Reflexión del 14 de febrero de 2008 tan pronto tuve la posibilidad de hacerlo:

"Los puentes, sin excepción, a lo largo del trayecto, visibles desde el aire entre Hanoi y el Sur, estaban efectivamente destruidos; las aldeas, arrasadas, y todos los días las granadas de las bombas de racimo lanzadas con ese fin, estallaban en los campos de arroz donde niños, mujeres e incluso ancianos de avanzada edad laboraban produciendo alimentos.

"Un gran número de cráteres se observaban en cada una de las entradas de los puentes. No existían entonces las bombas guiadas por láser, mucho más precisas. Tuve que insistir para hacer aquel recorrido. Los vietnamitas temían que fuese víctima de alguna aventura yanqui si conocían de mi presencia en aquella zona. Pham Van Dong me acompañó todo el tiempo.

"Sobrevolamos la provincia de Nghe-An, donde nació Ho Chi Minh. En esa provincia y la de Ha Tinh murieron de hambre en 1945, el último año de la Segunda Guerra Mundial, dos millones de vietnamitas. Aterrizamos en Dong Hoi. Sobre la provincia donde radica esa ciudad destruida se lanzaron un millón de bombas. Cruzamos en balsa el Nhat Le. Visitamos un puesto de asistencia a los heridos de Quang Tri. Vimos numerosos tanques M 48 capturados. Recorrimos caminos de madera en la que un día fue la Ruta Nacional destrozada por las bombas. Nos reunimos con jóvenes soldados vietnamitas que se llenaron de gloria en la batalla de Quang Tri. Serenos, resueltos, curtidos por el sol y la guerra, un ligero tic reflejo en el párpado del capitán del batallón. No se sabe cómo pudieron resistir tantas bombas. Eran dignos de admiración. Esa misma tarde del 15 de septiembre, regresando por ruta diferente, recogimos tres niños heridos, dos de ellos muy graves; una niña de 14 años estaba en estado de shock con un fragmento de metal en el abdomen. Los niños trabajaban la tierra cuando un azadón hizo contacto casual con la granada. Los médicos cubanos acompañantes de la delegación les dieron atención directa durante horas y les salvaron la vida. He sido testigo, señor McCain, de las proezas de los bombardeos a Viet Nam del Norte, de los cuales usted se enorgullece.

"Por aquellos días de septiembre, Allende había sido derrocado; el Palacio de Gobierno fue atacado y muchos chilenos torturados y asesinados. El golpe fue promovido y organizado desde Washington."

Lino Luben Pérez, periodista de la AIN, consignó en un artículo que publicó el 1 de diciembre de 2010, una frase que pronuncié el dos de enero de 1966 en el acto por el séptimo aniversario de la Revolución: a Vietnam "estamos dispuestos a darle no ya nuestra azúcar, sino nuestra sangre, Âíque vale mucho más que el azúcar!".

En otra parte del referido artículo, el periodista de la AIN escribió:

"Por años, miles de jóvenes vietnamitas estudiaron en Cuba varias especialidades, incluidos los idiomas español e inglés, mientras otro considerable número de cubanos aprendieron allá su lengua.

"Al puerto de Haiphong, en el norte bombardeado por los yanquis, atracaron barcos cubanos cargados de azúcar y cientos de técnicos laboraron durante la guerra en ese territorio como constructores.

"Otros compatriotas fomentaron granjas avícolas para la producción de carne y huevos."

"Consistió hecho trascendental el primer barco mercante de esa nación que entró en puerto cubano. Hoy, la colaboración económica estatal o empresarial y el entendimiento político entre los dos partidos y sus relaciones de amistad, se mantienen y multiplican."

Ruego se me excuse el modesto esfuerzo de escribir estos párrafos en nombre de nuestra tradicional amistad con Vietnam.

En la mañana de hoy, el riesgo de que el conflicto estalle con sus funestas consecuencias parece haber disminuido gracias a la inteligente iniciativa rusa, que se mantuvo firme ante la insólita pretensión del gobierno de Estados Unidos, amenazando con lanzar un demoledor ataque contra las defensas sirias que podía costar miles de vidas al pueblo de ese país y desatar un conflicto de impredecibles consecuencias.

El Canciller ruso, Serguéi Lavrov, habló en nombre del gobierno de ese valiente país y tal vez contribuya a evitar, en lo inmediato, una catástrofe mundial.

El pueblo norteamericano, por su parte, se opone fuertemente a una aventura política que afectaría no solo a su propio país, sino a toda la humanidad.

Fidel Castro Ruz

Septiembre 10 de 2013

.
 

Déjenos su opinion sobre lo que acaba de leer. Le invitamos al debate con nuestra comunidad de lectores
Su nombre:
Email (opcional):
Titulo de su comentario :
 
Su Opinion:
Codigo de Verificación
 

 

Existen 0 Opiniones de otros lectores sobre el mismo tema

 

 

En esta misma seccion: Fidel: Reflexiones
 Fidel: Siete puñales en el corazón de América
 Fidel “Un triunfo del Tercer Mundo”
 Las contradicciones entre la política de Obama y la ética
 Fidel: Los hechos me dieron la razón
 Transparencia Total
 Descifrando el pensamiento del nuevo presidente de Estados Unidos
 Se pregunta Fidel: ¿Bush, mambí?
 Fidel: Todo estaba dicho
 El parto de los montes
 Fidel: El discurso de Obama en Arizona
 La iglesia ortodoxa rusa
 La estrategia de Maquiavelo
 La crítica justa y constructiva
 La ley de la selva
 El fantasma de la Casa Blanca
 Fidel: "A los pueblos de América Latina"
 Fidel: Lula
 El objetivo irrenunciable
 Fidel: Bush, la antítesis de la ética
 Bien sentenció Fidel: Bush hizo de las suyas en Bucarest
 Con un golpe nuclear compara Fidel daños de Gustav
 El encuentro con Hu Jintao
 La verdad en batalla y el libro de Martín Blandino (III parte)
 La verdad en batalla y el libro de Martín Blandino I parte
 Fidel: La suerte de Mubarak está echada
 La merecida felicitación a Maduro
 Fidel: El discurso de Evo
 El Imperio y la Mentira
 Las elecciones del 4 de noviembre
 Fidel: Lo que no dijo Notimex
 Fidel: El derecho de la humanidad a existir
 El Analfabetismo Económico
 Fidel: El último encuentro con Lula
 Fidel: Obama no estaba obligado a acto cínico
 Fidel: La opinión de un experto
 El papel de bueno ¿a costa de quién?
 Fidel: El gigante de las siete leguas (primera parte)
 Fidel: El mejor homenaje a la madre de un Héroe
 Lo insólito
 Fidel: Pittsburgh y la Cumbre de Margarita
 Lo que no se dijo sobre Cuba
 Una reunión que valió la pena
 Fidel: Haití pone a prueba el espíritu de cooperación
 Fidel: “Allí se engendra una revolución”
 Fidel Castro: La felicidad imposible
 El mensaje de Chávez
 Fidel: La hora de la verdad
 La peor variante
 Los derechos humanos, el deporte y la paz
 El gigante de las siete leguas (parte 2)
 Fidel: Las campanas están doblando por el dólar
 Fidel: La historia no puede ser ignorada
 El Ike financiero
 Para el honor, Medalla de Oro
 El huracán
 Fidel, Las Elecciones
 Fidel: Las mentiras y las incógnitas en la muerte de Bin Laden
 Fidel: Danza macabra de cinismo
 Fidel: Un argumento más para la ONU
 El equipo asediado
 Fidel: La anexión de Colombia a Estados Unidos
 Mi encuentro con Leonel Fernández, Presidente de la República Dominicana
 Fidel: Chávez, Evo y Obama (segunda parte)
 El tercer huracán
 Fidel: La lección de Haití
 La sinceridad y el valor de ser humildes
 La victoria china (parte II)
 Encuentro con la presidenta de Chile Michelle Bachelet
 Fidel: Regalo de Reyes, en alusión a Bush
 Fidel: La victoria china (parte I)
 Fidel: El viaje ¡triunfal! de Cheney a Iraq
 Fidel: Saber la verdad a tiempo
 Fidel: Che era un hombre de ideas.
 Fidel: El silencio cómplice
 Fidel: La voluntad de acero (Primera parte)
 Fidel: Las mentiras de Clinton
 Fidel: Obama y el bloqueo
 Las dos Coreas (parte I)
 Fidel: Como cristianos sin biblias
 Fidel: De nuevo a la carga después de voluntario reposo
 La verdad en batalla y el libro de Martín Blandino (II Parte)
 Fidel: Recuerdos imborrables
 Fidel: El único expresidente norteamericano que conocí
 Fidel:
 Kangamba
 Fidel: acerca de factura petrolera y el desarrollo
 Fidel: El debate de la Cumbre
 Fidel: Los peligros que nos amenazan
 Fidel Castro: Lo que informó la revista Science
 Fidel: Con los pies sobre la tierra
 Las contradicciones en la política exterior de Estados Unidos
 Fidel: El fin no justifica los medios
 El candidato republicano (IV parte)
 Fidel: El preludio
 Declaración pública del presidente cubano Fidel Castro
 El recorrido de McCain y el destino manifiesto de la IV Flota
 Los vivos y los muertos
 Acaba de renacer la IV Flota de intervención
 Carne de cañón para el mercado
 Fidel: Un gesto que no se olvidará
 Fidel: W y la APEC
 Fidel Castro: El imperio y la isla independiente
 Fidel: Lula (II parte)
 Fidel: Bush, el hambre y la muerte
 Fidel: El Che
 Lo considera Fidel un Waterloo ideológico
 Lo verdadero y lo falso
 Fidel: Un pueblo bajo el fuego
 Fidel: Lula (IV y última parte)
 Fidel: La alianza igualitaria
 La gran crisis de los años 30
 La respuesta de Milosevic
 Alerta Fidel Castro sobre posible autodestrucción del mundo
 Fidel: Las guerras ilegales del imperio
 El candidato republicano (V parte)
 Nuevas Reflexiones del presidente Fidel Castro
 Paz y prosperidad
 Mentiras deliberadas, muertes extrañas y agresión a economía mundial
 Fidel: Antonio Maceo
 Fidel: Los superrevolucionarios
 Fidel: La sumisión a la política imperial
 Fidel: Chibás al cumplirse 100 años de su natalicio
 Fidel: Derrota moral sin precedentes del imperio
 Fidel: La constancia escrita
 Fidel: La política y el deporte
 Fidel: Duras y evidentes realidades
 Fidel: El candidato republicano
 Fidel: Mensajes 2 y 3 a Milosevic y su respuesta
 Fidel: Honor a Sergio del Valle
 Fidel: El diálogo con Chávez
 Fidel: La llama eterna
 Fidel: A pesar de todo
 Fidel: ¿Brasil sustituto de Estados Unidos?
 Fidel: El robo de cerebros
 Fidel: Papel de los factores subjetivos
 Fidel: El candidato republicano (III parte)
 Reclama Fidel Castro confianza para beisbolistas cubanos
 Fidel: Un ejemplo de conducta comunista
 ¿Quién quiere entrar en el basurero? se pregunta Fidel
 Fidel: Siempre cuesta arriba
 Somos y debemos ser socialistas
 Fidel: El candidato republicano (ll parte)
 Fidel: Rafael Correa
 Fidel: Bush en el cielo (I parte)
 Knock-out al imperialismo en República Dominicana
 Fidel: Lo que escribí el martes 19
 Fidel: El Tribunal Penal Internacional
 Fidel: Bush en el cielo (II)
 Fidel Castro: Estela Calloni
 Fidel: La visita de Chávez
 Prólogo para los amigos bolivianos
 Las dos Coreas (parte II)
 El encuentro con Lula
 Fidel: Atrapado por la historia
 Salvador Allende, un ejemplo que perdura
 Fidel: El imperio no se resigna a ser el único perdedor
 La Reunión de Washington
 No hacer concesiones a la ideología enemiga
 Sed de sangre (II parte)
 Fidel: Cuba, ¿país terrotista?
 Fidel: El destacamento regresa invicto
 ¡La hormiga pudo más que el elefante!
 Nuestro espíritu de sacrificio y el chantaje del imperio
 El descanso
 EL G-20, EL G-21 Y EL G-192
 Bush, los millonarios, el consumismo y el subconsumo
 Fidel: No es tarea fácil la de Obama
 Fidel: ¿Tiene la OEA derecho a existir?
 Fidel: Días que no pueden ser olvidados
 Fidel: La trascendencia histórica de la muerte de Martí
 Fidel: La reforma sanitaria de Estados Unidos
 Fidel: La sublevación en la ONU (primera parte)
 Fidel: La conciencia tranquila
 Dos lobos hambrientos y una caperucita roja
 Bolivia: Una prueba de fuego
 Los vicios y las virtudes
 La impotencia de las potencias
 La educación en Cuba
 La política cínica del imperio
 La historia real y el desafío de los periodistas cubanos
 Un tema para meditar
 La autocrítica de Bush
 Noticias de Chávez y de Evo
 Las ideas inmortales de Martí
 Dimitri A. Medvedev
 Respuesta rídicula a una derrota
 Las angustias del capitalismo desarrollado
 Fidel: La doble traición de la Philips
 La Revolución Bolivariana y la Paz
 Navegar contra la marea
 Fidel: Enviamos médicos y no soldados
 Fidel: Lo que pasó por mi mente
 Fidel: Darlo todo
 El colmo del ridículo
 Fidel: Nada se puede improvisar en Haití
 El encuentro con Cristina Fernández
 Rahm Emanuel
 Un inmenso e inmerecido honor
 Fidel: Teófilo Stevenson
 Fidel: La canción de Obama
 El canto de Cisne de los ricos
 Fidel: Los 7 congresistas que nos visitan
 El undécimo presidente de Estados Unidos
 La injustificable destrucción del medio ambiente
 La respuesta inmediata
 ¡Gloria a los buenos!
 Cambios sanos en el Consejo de Ministros
 Fidel: China en los cables internacionales
 Fidel: Los culpables somos nosotros
 El artículo de Chávez
 Fidel: Las señales inequívocas
 Fidel: No hay descanso para el mundo
 Fidel: La importancia moral del Clásico
 Mi encuentro con Zelaya
  Fidel: La mentira al servicio del imperio
 Lo que conté sobre Pichirilo
 Fidel: China, la futura gran potencia
 Fidel: Sueños delirantes
 Fidel: Más noticias sobre las angustias del capitalismo
 Fidel: El inicio de la Cumbre
 Fidel: Noticias de Bolivia
 Fidel: ¿Por qué se excluye a Cuba?
 Fidel: Encuentro con Barbara Lee y otros miembros del Caucus Negro
 Fidel: El porvenir incierto
 La victoria inevitable de Evo
 Del bloqueo no se dijo una palabra
 Fidel: Militares con criterios acertados
 Mensaje de Fidel a sus compañeros de la FEU
 Fidel: Poncio Pilato se limpió las manos
 Fidel: La Cumbre y la mentira
 Gestos que impresionan
 Fidel: La Revolución Bolivariana y las Antillas
 Fidel: 10 años enseñando y aprendiendo
 Fidel: El día de los pobres del mundo
 Fidel: Un error suicida
 Fidel: Un Premio Nobel para Mrs. Clinton
 Fidel: Otra vez la podrida OEA
 Fidel: Hay que darlo todo
 Fidel: Una historia de ciencia ficción
 Fidel: Otra noticia que estremeció al mundo
 Fidel: Una pregunta que no tiene repuesta
 Fidel: La tortura no puede ser jamás justificada
 ¿Existe margen para la hipocresía y la mentira?
 Fidel: La lucha apenas comienza
 Fidel: La justicia en Estados Unidos
 Fidel: Noticias relevantes
 Fidel: Educador infatigable
 Fidel: Cinismo genocida (segunda parte y final)
 Fidel: Lo que Obama conoce
 Fidel: El imperio y los robots
 Fidel: La genialidad de Chávez
 Fidel: Los aplausos y los silencios
 Fidel: El caballo de Troya
 Fidel: Almeida vive hoy más que nunca
 Fidel: En los umbrales de la tragedia
 Fidel: Mi ausencia en el C.C.
 Lo que debe demandarse a EE.UU.
 Fidel: La hermandad entre la República Bolivariana y Cuba
 Fidel: La fruta que no cayó
 Fidel: El discurso de Obama en El Cairo
 Fidel: Siete días sin muertos por cólera
 Fidel: La OTAN, gendarme mundial
 Fidel: La envidia de Goebbels
 Fidel: El mundo medio siglo después
 Fidel: Una especie en peligro de extinción
 Fidel Castro: ¿Acaso exagero?
 Fidel: Las bases yankis y la soberanía latinoamericana
 Muere el golpe o mueren las constituciones
 Fidel: Estoy listo para seguir discutiendo
 Fidel: La marcha hacia el abismo
 Una causa justa que defender y la esperanza de seguir adelante
 El 30 Aniversario sandinista y la propuesta de San José
 Fidel: El ALBA y Copenhague
 Fidel: La verdad de lo ocurrido en la Cumbre
 Fidel: ¡Ojalá me equivoque!
 Fidel: El Obama serio
 Fidel: Un premio Nobel para Evo
 Fidel: El Congreso de la Unión de Jóvenes Comunistas de Cuba
 Fidel: El imperio y la Mentira
 Fidel: Las verdaderas intenciones de la
 Fidel: Emplazamiento al Presidente de Estados Unidos
 Fidel: El imperio y la droga
 Fidel: La Guerra inevitable de la OTAN ( II parte)
 Fidel: El zarpazo al acecho
 Fidel: La paz mundial pende de un hilo
 Fidel: El Norte revuelto y brutal
  Fidel: El desfile del 50 aniversario
 Fidel: El desastre de Japón y la visita de un amigo
 Fidel Castro: El origen de las guerras
 Fidel: La tiranía odiosa impuesta al mundo
 Fidel: El imperio y la guerra
 Las armas nucleares y la supervivencia del Homo Sapiens (II parte)
 Fidel: La MINUSTAH y la epidemia
 Fidel: Cómo me gustaría estar equivocado
 Fidel: La contienda inevitable
 Fidel: El imperio por dentro ( V parte)
 Fidel: Entre la emigración y el crimen
 Fidel: El gobierno mundial (I parte)
 Fidel: La victoria estratégica
 Fidel Castro: Israel no atacará primero
 Fidel: La ONU, la impunidad y la guerra
 Fidel: El mejor Presidente para Estados Unidos
 Fidel: El Invierno Nuclear
 Fidel: Soy optimista sobre bases racionales
 Fidel: El gobierno mundial (II parte)
 Fidel:
 Fidel: El principal estímulo a nuestros esfuerzos
 Fidel: El capítulo principal del último libro
 Fidel: El deber y la epidemia en Haití
 Fidel: La batalla contra el cólera
 Fidel: Los Debates del Congreso
 Fidel: 238 razones para estar preocupado (I y II partes)
 Fidel: La Batalla de Girón (primera parte)
 Fidel: Es hora ya de hacer algo
 Fidel: El discurso de Hugo Chávez
 Fidel: Un esclarecimiento honesto
 Fidel: Los tiempos difíciles de la humanidad
 Fidel: El imperio por dentro (II parte)
 Fidel: Lo que jamás podrá olvidarse (I, II y III partes)
 Las armas nucleares y la supervivencia del Homo Sapiens (I parte)
 Fidel: La sublevación en la ONU (segunda parte)
 Fidel: La infinita hipocresía de Occidente
 Fidel: Certificado de buena conducta
 Fidel: El invierno nuclear y la paz
 Fidel: Lo que quieren es el petróleo de Venezuela
 Fidel: El imperio por dentro ( III parte)
 Fidel: Piedad Córdoba y su lucha por la paz
 Fidel: El papel genocida de la OTAN (cuarta parte)
 Fidel: El crimen contra la Congresista demócrata
 El imperio por dentro ( I parte)
 Fidel: Lo que jamás podrá olvidarse (I parte)
 Fidel: Noticias inverosímiles
 Fidel: Si yo fuera venezolano
 Fidel: El imperio en el banquillo de los acusados
 Fidel: Lo mejor y más inteligente
 El imperio y el derecho a la vida de los seres humanos
 Fidel: El plan de la OTAN es ocupar Libia
 Fidel: El imperio por dentro ( IV Parte)
 Fidel: La Rebelión Revolucionaria en Egipto
 Haití: El subdesarrollo y el genocidio
 Fidel: La voluntad de acero (Segunda Parte)
 Fidel: Noticias del cólera en Haití
 Fidel: Cinismo genocida (primera parte)
 Fidel: El G-20, la APEC y la extremaunción de la credibilidad
 Fidel: Colosal olla de grillos
 Fidel: Un acto atroz
 Fidel: El Estado de la Unión
 Fidel: La grave crisis alimentaria
 Fidel: Sin violencia y sin drogas
 Fidel: La Guerra Fascista de la OTAN
 Fidel: Otra estrella del Tea Party
 Fidel: Los dos terremotos
 Fidel: La OTAN, la guerra, la mentira y los negocios
 Fidel: La insostenible posición del imperio
 Fidel: Los desastres que amenazan al mundo
 La Guerra inevitable de la OTAN ( I parte)
 Fidel: ¿Qué diría Einstein?
 Fidel: Un fuego que puede quemar a todos
 Fidel: El asesinato de Osama Bin Laden
 Fidel: Chávez, Evo y Obama
 Fidel: La hazaña de Guadalajara
 Fidel: La aplastante victoria de Daniel y el FSLN
 Fidel: Los caminos que conducen al desastre
 Fidel: El papel genocida de la OTAN (segunda parte)
 Fidel: La vergüenza supervisada de Obama
 Fidel: Las dos Venezuela
 Nuestro derecho a ser Marxistas-Leninistas
 Fidel: La Reunión del G-20
 Fidel: La Cumbre de las guayaberas
 Fidel: El papel genocida de la OTAN
 Fidel: El papel genocida de la OTAN (tercera parte)
 Fidel: El papel genocida de la OTAN (quinta parte)
 Fidel: Realidades edulcoradas...
 Fidel: Los horrores que el imperio nos ofrece
 Fidel: Las ilusiones de Stephen Harper
 Fidel: El Premio Nobel de la Paz
 Fidel: El mundo maravilloso del capitalismo
 Fidel: La necesidad de enriquecer nuestros conocimientos
 Fidel: Dormir con los ojos abiertos
 Fidel: El 67 aniversario de la victoria sobre el nazi fascismo
 Fidel: Días insólitos
 Fidel: Lo que no podrá olvidarse nunca
 Fidel: Triunfarán las ideas justas o triunfará el desastre
 He vivido para luchar, afirma Fidel
 Mandela ha muerto
 Fidel: La realidad y los sueños
 Holocausto palestino en Gaza
 Fidel: ¿Eres o no eres?
 Fidel: La hora del deber
 Fidel: La verdadera amistad
 Fidel: El hermano Obama
 El cumpleaños
 Inicio | HOLGUIN | CUBA | PRIMER PLANO | EDUCACION | DEPORTES | CIENCIA COTIDIANA | SALUD | CULTURA | CIENCIA-TECNICA | COMENTANDO | FOTORREPORTAJE | HISTORIA | TRADICIONES | ENTREVISTAS |  Canal RSSContactos

editor@telecristal.icrt.cu - telf: 423610. /  Tirso Mastrapa Ardite, editor jefe - tirso@telecristal.icrt.cu


Última Actualización: 23/01/2018 01:22:18 PM GMT-05:00
Diseño y Programación: VirtuArte