Inicio
Canal Multimedia
Libro de Visitas
Archivo
Usuarios
Mapa del sitio
 
versión español version ingles
Entre las cuerdas y el azar
Autor :Sayonara Tamayo Arjona / Fotografías de: - Publicado: 22/02/2011 09:24:21 AM| 0 Opiniones

Pude haberla encontrado a orillas de un piano, tejiendo sus dedos entre las cuerdas de una guitarra, alzando sus brazos ante un coro de niños o moviendo sus ojos entre las líneas de un pentagrama. La versatilidad de Milagros Velázquez es difícil de resumir, pero afortunadamente existe algo en lo que cabe toda su vida: la música.

Milagros Velázquez ha sido nominada en tres ocasiones al Premio Olga Alonso, que se otorga cada año al mejor instructor de arte del país. En el 2010 recibió el Premio Provincial de Cultura Comunitaria en la Categoría de Personalidad y acaba de ser nombrada la mejor instructora de música en la provincia de Holguín. Sus andares en el arte comenzaron mucho antes de que siquiera imaginara que iba a formar artistas.

“Estoy  graduada de canto y siempre quise ser concertista. Tenía siete años cuando integré la brigada Víctor Jara, un grupo netamente infantil que existió en el municipio. Empecé a cantar desde esa edad.”

Los 27 años que cuentan en su trabajo como instructora son el resultado de su formación y sensibilidad hacia la enseñanza artística.

“Me gradué en 1982 de la escuela profesional de instructores de arte. Los primeros meses de trabajo fueron en la creación del grupo Aguapé. Esa fue mi primera agrupación, solamente con aficionados de la secundaria básica. En ese mismo año fundé el grupo Bahía, con muchachas trabajadoras de diferentes sectores socioeconómicos. Luego fundé el trío de Mujeres Las Zetking.”

Pero la música ha llevado a Milagros también a otros escenarios que recuerda con el mismo placer, con la misma emoción.

“Fui invitada al V Congreso de la Federación de Mujeres Cubanas por Vilma Espín con Bahía y el trío y de allí uno de los momentos que más recuerdo es la clausura con Fidel el último día. He asistido a varios festivales internacionales de música y participé en cinco vueltas culturales a la isla.”

Sin embargo, no todo ha sido bueno. Su trabajo también ha sorteado las dificultades materiales que ha encontrado en el camino.

“Creo que los momentos más difíciles de mi carrera fueron los años del período especial. Tuve que detener completamente el trabajo del grupo Aguapé. Nos quedamos sin instrumentos, sin cuerdas de guitarra para trabajar. Con mucho esfuerzo, destejiendo los cables eléctricos, pudimos recuperarnos y armar el grupo otra vez para poder sacarlo a la luz nuevamente en la Tribuna Abierta que se celebró en Gibara en reclamo del regreso de Elián González, que había sido secuestrado en Miami.”

Milagros es como una máquina que no se detiene. Cuando todavía disfruta el éxito del único grupo de aficionados que interpreta música latinoamericana en el país, sigue la formación de futuros artistas.

“Ahora estoy trabajando con un cuarteto de muchachas que están conmigo desde que tenían tres o cuatro años, el cuarteto Dals. También estoy preparando la creación de un conjunto típico de música tradicional formado por niños, se va a llamar Pionero Son y continúo con el grupo Aguapé Infantil.”

La satisfacción no está solamente en ver formado los grupos musicales de diversas características, sino que sean reconocidos por su calidad interpretativa.

“Todos los grupos que he tenido la posibilidad de formar han sido audicionados por el Centro de la Música y el Centro Nacional de Casas de Cultura y han obtenido la máxima categoría. Es difícil, pero cuando hay voluntad nada es imposible. Lo primero que debe tener un artista a la hora de formar agrupaciones y aficionados es el amor por lo que está haciendo, tomarse el mayor interés. En las comunidades es donde existe el mayor potencial de aficionados. Sí hay talentos, pero hay que buscarlos y formarlos.”

Tal vez cuando su mirada se pierde por momentos cuando habla del éxito es porque no ha muerto aquel deseo que tuvo de niña de ser concertista, sin embargo, su respuesta a mi última pregunta no puede ser más clara, más comprometida.

“La mayor satisfacción que puede sentir un instructor es ver el resultado de su trabajo. Ver a sus aficionados en cada actuación, no a nosotros como los artistas que pudimos ser en otros escenarios. He sentido el orgullo de verlos integrando el Coro Nacional de Cuba, o defendiendo nuestra música en otros países. Eso ha sido más importante que haber llegado a ser la concertista con la que soñé. El azar quiso que fuera así y he sido feliz formando nuevas generaciones para éste, que es un país tan musical.”  


.
 

Déjenos su opinion sobre lo que acaba de leer. Le invitamos al debate con nuestra comunidad de lectores
Su nombre:
Email (opcional):
Titulo de su comentario :
 
Su Opinion:
Codigo de Verificación
 

 

Existen 0 Opiniones de otros lectores sobre el mismo tema

 

 

En esta misma seccion: ENTREVISTAS
 El dinero no lo es todo
 Me siento reina entre las abejas
 La Negra tiene contento a Juan Carlos
 Un proyecto cultural y recreativo que llegó para quedarse
 Mariana me salvó la vida
 Desde lejos Héctor produce música cubana
 Consultorio nuevo para doctora de estreno
 No he sido nunca un mentiroso
 Líder de corazón
 La vuelta al mundo… ¡en bicicleta!
 Se hizo al aire a los 18 años
 En Jagüeyes, David no desafía a Goliat
 Edgar, un halo de luz
 La alquimia siempre estuvo en sus manos
 Guardián de la memoria
 Entre las cuerdas y el azar
 El Almiquí: un fósil viviente cubano
 Ni deportista, ni electrónico, el Doctor Mayo
 El retorno de la Súper Abuela
 Cuando los “muñequitos” traen premios a casa
 Cambiar concepciones y prejuicios: la clave del éxito
 Batista Arafé lleva su dignidad como escudo
 Vilma Pérez y el aniversario 90 de la Radio Cubana
 Vianki González, bailando 20 x 20
 Causas y azares de un soñador
 Entre oídos, narices y gargantas con una china
 Las voces de Etcétera
 El ángel de las formas
 Solidaridad: palabra mayor para los cubanos
 Un mago y su magia en Holguín
 Humor en Clave de Dos
 Camino al derecho
 Rolando se prepara y triunfa ante la sequía
 Julio, un campesino feliz
 Enseñar: el aliciente mayor
 Un periodista entre demonios y antídotos
 Contar desde allá con la voz de Cuba
 Mujeres contra la violencia
 Olga Portuondo: Una mujer de historia
 Campesinos en pos de fortalecer escenario productivo
 Emerio y la ecuación del éxito
 Cuba y la juventud del futuro
 De artesana a reina en Canadá
 El escenario de Lidis Lamorú
 Inicio | HOLGUIN | CUBA | PRIMER PLANO | EDUCACION | DEPORTES | CIENCIA COTIDIANA | SALUD | CULTURA | CIENCIA-TECNICA | COMENTANDO | FOTORREPORTAJE | HISTORIA | TRADICIONES | ENTREVISTAS |  Canal RSSContactos

editor@telecristal.icrt.cu - telf: 423610. /  Tirso Mastrapa Ardite, editor jefe - tirso@telecristal.icrt.cu


Última Actualización: 19/01/2018 12:24:02 PM GMT-05:00
Diseño y Programación: VirtuArte