Inicio
Canal Multimedia
Libro de Visitas
Archivo
Usuarios
Mapa del sitio
 
versión español version ingles
Elegía del lector prudente
Autor :Liudmila Peña Herrera / Fotografías de: - Publicado: 18/02/2013 12:46:30 PM| 0 Opiniones

Le había regalado un libro y ella saltaba de alegría, reclamando que se lo leyesen. Le encantaban los dibujos y la gracia de las caricaturas, a tal punto que se aprendió muchos poemas y se dormía abrazada del cuaderno. Era el libro de Chamaquili, de Alexis Díaz Pimienta, un conjunto de historias protagonizadas por un niño que volvía a La Habana.
Hasta que un día se acercó muerta de la risa y me enseñó el libro hecho trizas: “¿Viste, lo rompí? Cómprame otro”, me dijo. Permanecí en silencio, mirándola con seriedad, para que supiese que no estaba de acuerdo. “¿Estás brava?”, preguntó. Y yo me puse a explicarle, como puede explicársele a una niña de tres años, que los libros no se rompen, que aquello era como pegarle a Chamaquili.
Ahora me es imposible saber cómo fui yo a esa edad. Cuántos libros embarré de crayolas o descuarticé en secreto, sobre eso nunca me contaron mis padres. Pero sí recuerdo lo tortuoso que era dejar los libros a un lado para ayudar en los quehaceres de la casa, o cuando me los arrancaban de las manos para que me cepillara los dientes y desayunara, porque antes del amanecer ya estaba yo soñando entre corsarios y piratas, o embarcada en un submarino a miles de leguas de viaje, o buscando tesoros en islas desiertas, o enamorada en medio de un castillo tenebroso.
Después vinieron otros libros. Más “serios”, más de adultos, incluso antes de tiempo. Me escurría, todavía adolescente, por la sala de la biblioteca de mi pueblo, para encontrar las novelas francesas que tanto me embrujaban, aunque algún especialista dijera que aún no era literatura para mí. Eso lo comprendí después, cuando tuve que volver tras las mismas letras que antes había hecho mías.
Ahora, están de moda los iPod, los iPhone, los PSP (Play Station Portable) y todos los inventos inimaginables para escuchar música, reproducir videos, disfrutar de juegos y hasta para leer libros. Existen, incluso, los e-books, unos libros digitales que se pueden hojear en una pantalla por contacto. Pero aquí, creo, lo menos que se hace es leer gracias a estos inventos.
Hoy los chicos y las chicas parecen, ellos mismos, equipos electrónicos conectados a un cable que, a su vez, está conectado a un cuerpo. Y aunque la tecnología no necesariamente está reñida con la lectura, ya casi ninguno lee por el gusto de disfrutar de la ficción o de la historia verdadera. Ahora prefieren ver las versiones cinematográficas, revisar unos segundos alguna crítica de la obra (en el mejor de los casos) o leer el resumen que encuentran en las enciclopedias. Eso, cuando se trata de las tareas escolares. Pocos son (y por suerte quedan) los que permanecen horas y horas frente a las letras impresas.
Mucho ha de atribuírsele esta actitud a los padres, que prefieren regalar juguetes costosos o cuadernos de colorear o memorias flash o ropas, antes que buenos libros. Y es cierto que “vuelan” de los estanquillos ejemplares como “Corazón”, “El pequeño príncipe” o “Había una vez”. Pero hay que ver a dónde van a parar esos textos, si de veras los infantes los hojean y si sus mayores les acompañan en el divino momento de la lectura.
Porque leer no es sentarse frente a un libro a recorrer sus letras. Leer entraña la pasión de quien escarba tras cada frase, quien deja volar las ideas en la alfombra de la imaginación. No se trata de contar cuántos libros se han terminado en un mes y después no acordarse de los argumentos, los nombres de los personajes y la esencia de esos textos. ¡Cuántos errores ortográficos evitaríamos si leyéramos más! ¡Cómo podríamos opinar y participar en los diálogos inteligentes si fuésemos polillas de cuanto texto bueno apareciera ante nuestros ojos! ¡Cómo ayudaría que los maestros leyeran más y promoviesen el hábito de la lectura!
Otra vez la Feria del Libro viene a proponernos novedades literarias para todos los gustos. Esta puede ser una buena oportunidad para comenzar a ser un lector empedernido.

.
 

Déjenos su opinion sobre lo que acaba de leer. Le invitamos al debate con nuestra comunidad de lectores
Su nombre:
Email (opcional):
Titulo de su comentario :
 
Su Opinion:
Codigo de Verificación
 

 

Existen 0 Opiniones de otros lectores sobre el mismo tema

 

 

En esta misma seccion: COMENTANDO
 ¿Qué queremos, capitalismo o socialismo?
 El terrorismo no es una imaginación
 La natalidad sigue bajando en Holguín
 La restauración por buenos rumbos
 Proteger el ozono: salvar la vida
 Elegía del lector prudente
 Donar sangre, una cultura en los cubanos
 ¿Reconocer vocaciones o formarlas?
 Trabajar para ser mejores
 Accidentes del tránsito: Peligrosos pero prevenibles
 Un premio a la vida
 Machismo vs felicidad
 Niños por el arte de la ecología y la naturaleza
 Entre el placer y el sufrimiento
 Holguín, ¿la tierra más hermosa?
 Elecciones por Cuba
 Valores y antivalores, de eso se trata
 Para evitar el SIDA
 No a la violencia hacia la mujer
 Licencia por paternidad, un derecho laboral común
 Cuba, muy alto en asuntos de desarrollo y derechos
 Soledad ¿acompañada?
 Alta tecnología para la inversión en Cuba
 Cubanos: más que un gentilicio
 El deber de conocer sus derechos
 Holguín entre las provincias más envejecidas de Cuba
 Jefes de buroes y otros males
 Por turismo llegó a Cuba y se quedó para siempre
 La familia: el mejor lugar
 Lo que quiere Cuba no es la base naval de Guántanamo
 Cuestión de ahorro
 Cuba, Haití, Estados Unidos… y la batalla anticiclónica por la vida
 Vivir sin humo se puede
 Más prevención contra el VIH
 D´Aquí es el rostro de la música holguinera
 Un paso de avance en las relaciones Cuba - Estados Unidos
 De Clara Setkin a Vilma Espín
 Desafíos en el tiempo
 Lactar es amar
 La historia del primero de mayo
 Desafíos ante el cambio climático
 Matthew en mi memoria
 ¿Dónde están las Lucías una vez más?
 Representa un reto para Holguín aumentar la natalidad
 Inicio | HOLGUIN | CUBA | PRIMER PLANO | EDUCACION | DEPORTES | CIENCIA COTIDIANA | SALUD | CULTURA | CIENCIA-TECNICA | COMENTANDO | FOTORREPORTAJE | HISTORIA | TRADICIONES | ENTREVISTAS |  Canal RSSContactos

editor@telecristal.icrt.cu - telf: 423610. /  Tirso Mastrapa Ardite, editor jefe - tirso@telecristal.icrt.cu


Última Actualización: 19/01/2018 12:24:02 PM GMT-05:00
Diseño y Programación: VirtuArte