Inicio
Canal Multimedia
Libro de Visitas
Archivo
Usuarios
Mapa del sitio
 
versión español version ingles
El amolador de tijeras
Autor :Hirán Ricardo / Fotografías de: - Publicado: 23/09/2013 08:55:47 AM| 0 Opiniones

 No necesita pregonar su servicio, un sonido anuncia su trabajo. El amolador de tijeras viaja caminando, bajo el Sol, empujando, detrás de la rueda que hace girar la piedra esmeril que saca filo a las  partes de las tijeras. Por todas las calles va despacio, para los que deseen afilar su corte. Pero por estos días, al menos en las calles de la ciudad cubana de Holguín, casi no se le ve. Un antiguo oficio que en la actualidad los jóvenes no se interesan por realizar.

Caminando por la ciudad encontré a uno de los pocos que se dedica a esta labor en la actualidad. Fernando Fernández tiene 60 años y de sus seis décadas de vida ha dedicado más de la mitad al oficio de amolar tijeras. Me cuenta que por su edad solo trabaja por las mañanas, pues recorrer las calles bajo el Sol no es tarea fácil, además que ya se siente en su cuerpo el paso del tiempo. A parte de amolar tijeras también las ajusta para que estén bien firmes y el corte sea más preciso y mejor.

Bajo su sombrero Fernández se detiene donde lo llamen. Me dice que no pocas veces lo llaman para sacarle filo a tijeras, algunos clientes le llevan cuchillos y hasta machetes, lo que estos últimos necesitan más tiempo y destreza por la longitud que tienen. Pero quien sepa sacarle filo a unas pequeñas tijeras bien, puede hacerlo con cualquier otro objeto, claro los años van dando picardía y habilidad.

Al preguntarle por qué cree que los jóvenes no se dedican a este oficio, me narra que porque al haber pocos que se dedican a esto no existe el entusiasmo o embullo por realizarlo. A parte de que algunos cerrajeros ofrecen ese servicio a barberos y demás personas. También los tiempos han cambiado y ahora son otros los intereses.

Fernández se seca el sudor con un viejo pañuelo. Tiene que seguir caminando sin darme tiempo de ir a mi casa y recoger mi camarita fotográfica. Me dice no te preocupes que pasaré por aquí otra vez. Me consuelo con al menos haber escuchado sus palabras y observar como realiza su trabajo.

Los amoladores de tijeras aunque son personas humildes, su trabajo es importante. En casi todas las casas existes tijeras, una herramienta que sirve para cortar, lo mismo telas, hilos, papel, según el tipo de tijeras. Existen varios, cuyo diseño depende de la aplicación específica para la que se destinan, por ejemplo en oficinas, cocina, costura, peluquería, enfermería, cirugía o jardinería, incluso con varios modelos para cada oficio.

El amolador de tijeras puede sacar filo sin importar la herramienta que le traigan. Para hacer su función hace girar una rueda mediante el empuje con uno de sus pies a una parte que desde abajo hace mover una rueda cuya polea hace girar una piedra de esmeril. El ritmo con el pie debe ser constante para que la piedra que gira mantenga un movimiento estable y rápido.

Los amoladores tienen gran destreza en lo que hacen, pues ninguno usa algo para proteger sus ojos mientras saca filo. En las industrias cuando se trabaja con máquinas de sacar brillo o filo, hay que adoptar diversas medidas de seguridad, especialmente proteger los ojos con gafas adecuadas para evitar que se incrusten partículas metálicas en los ojos, pero los amoladores no usan nada en sus ojos.

Esperemos que los amoladores de tijeras sigan andando por las calles. Que nunca pierdan esa especie de armónica de metal, pero nada parecida a la utilizada en la emblemática cinta Érase una vez en el Oeste, película ítalo-estadounidense de 1968, protagonizada por Charles Bronson, que donde quiera que llegaba hacia sonar la armónica.

Los amoladores de tijeras forman parte del folklor urbano de Cuba. Ellos junto a los demás pregoneros dan vida durante el día a una ciudad despierta, que ojalá siga mirando con sus ojos el andar por las calles de los amoladores de tijeras.

.
 

Déjenos su opinion sobre lo que acaba de leer. Le invitamos al debate con nuestra comunidad de lectores
Su nombre:
Email (opcional):
Titulo de su comentario :
 
Su Opinion:
Codigo de Verificación
 

 

Existen 0 Opiniones de otros lectores sobre el mismo tema

 

 

En esta misma seccion: TRADICIONES
 De orilla a orilla en cayuca por el Sagua
 De los inicios del cine en Holguín
 Arte del Locutor siempre admirado
 El orgullo de hacerse un “afro”
 Cultura y Revolución para siempre
 Con el Bayado, el vino, vino para quedarse
 La mariposa: Flor nacional cubana
 Madres como la vida
 Conservar para después
 Bella por dentro y por fuera
 El consumo de la Chaya en Holguín
 Para que la ciudad luzca más bella
 Gloriosos inicios de la prensa holguinera
 Agua que has de beber
 El encanto de Aniurka por la jardinería
 Mayo de flores y trabajadores
 470 años del Hato de San Isidoro de Holguín
 El amolador de tijeras
 Mujeres, algo en broma y muy en serio
 Un 8 de marzo lleno de reconocimiento
 La Guayabera fuera de percha
 ¿Adiós a los autógrafos?
 Tic, tac, tic, tic,…, aquí coas5…
 Enamoramiento
 Donde el tiempo no pasa
 Oficio de luchas
 Jhonson y su corneta china
 Países y ciudades por el carnet de identidad
 Inicio | HOLGUIN | CUBA | PRIMER PLANO | EDUCACION | DEPORTES | CIENCIA COTIDIANA | SALUD | CULTURA | CIENCIA-TECNICA | COMENTANDO | FOTORREPORTAJE | HISTORIA | TRADICIONES | ENTREVISTAS |  Canal RSSContactos

editor@telecristal.icrt.cu - telf: 423610. /  Tirso Mastrapa Ardite, editor jefe - tirso@telecristal.icrt.cu


Última Actualización: 22/01/2018 01:16:21 PM GMT-05:00
Diseño y Programación: VirtuArte