Inicio
Canal Multimedia
Libro de Visitas
Archivo
Usuarios
Mapa del sitio
 
versión español version ingles
Cuestión de ahorro
Autor :Abdiel Bermúdez Bdez. / Fotografías de: - Publicado: 13/09/2016 12:11:02 PM| 0 Opiniones

 El tema está en las calles cubanas hace varias semanas, como para validar cierta especie de temor por que, de un momento a otro, la tensa situación política en Venezuela obligue a su gobierno a ponerle pausa a esa suerte de compromiso energético que nos ha mantenido “iluminados” durante varios años.

Aunque los precios del combustible en el mercado internacional no son, al menos ahora, el mayor de los desvelos, sí se sabe que el crudo nacional no nos alumbra como quisiéramos, y que las últimas noticias sobre posibles pozos salvadores en nuestra plataforma no se han materializado.

Mucha gente en Holguín, como en toda la isla, anda preocupada, y no es para menos. Todos les tememos a esos apagones que tiempo atrás amargaron nuestras noches, cuando la economía cubana estaba en su peor momento, para transformarnos en cantantes empedernidos, cuenteros de barrio o contadores de estrellas, hasta que llegaba la luz y nos enterábamos por ese bullicio popular, o ese grito colectivo, que era lo más parecido a la felicidad sobre la Tierra.

Nadie quiere, sin embargo, volver a vivir esa experiencia. Mucho menos con estos calores que hacen que los veranos parezcan eternos. Sin embargo, que nadie quiera volver atrás, aun a sabiendas de lo duro que está el panorama actual, tampoco ha motivado un cambio en las actitudes de la gente. Como si alguna gente no quisiera hacer la parte que le toca, ni darse por enterada de lo que sucede.  

Pero hay cosas que no tienen que anunciarse demasiado para sentirlas en la piel. Sin que nadie nos lo haya dicho por lo claro, todos sabemos que estos son tiempos complicadísimos, Que no por gusto las empresas han experimentado una reducción abrupta de casi un 50% en las asignaciones de combustible. Que no es casual que el alumbrado público se tome unas horas de descanso, ni que la televisión holguinera trasmita solo una hora al día, porque no nos alcanzan los megawatts que nos da el ICRT para hacer más. Que los horarios en los centros de trabajo viven una metamorfosis constante. Y hasta en la Universidad de Holguín se pretende dar clases presenciales solo tres semanas al mes, por una razón que no es tan sencilla: hay que ahorrar, y bastante.

La dirección del país ha dicho de muchas maneras que la prioridad es garantizar la energía eléctrica para la población. Que lo más importante es que no se afecte el sector residencial. Por eso, cuando se arrecian las medidas para estirar el combustible disponible, en casa hace falta poner el otro pedazo de esfuerzo que nos falta.
   
   Y digo que nos falta, porque hay gente derrochadora a la que no le importa el destino del país, ni le preocupan siquiera los presagios de un apagón. Como leí el sábado en el periódico Ahora, hay gente dispuesta a pagar 500 pesos de electricidad al mes, y hasta más, porque los tiene, como si el pago de la tarifa se tradujera en el acto en la posibilidad de comprar una tonelada de petróleo.  
   
   A lo mejor usted piensa que me estoy “pasando”, pero solo intento mostrar la complejidad de un asunto que debería movilizarnos a todos en nuestros hogares. Hablo de apagar todo aquello que no estemos usando. De aprovechar al máximo la luz natural, y no de botar los equipos que nos legó la Revolución Energética. Hablo de usarlos mejor, con mayor eficiencia si es posible. La cuestión está en aprovechar cada oportunidad para desconectarlos del tomacorriente, sin dejarnos engañar porque estén en stand bye, que al final también consume.

Hablo de tener conciencia del momento que vivimos, sin dejar de cocinar con el único fogón eléctrico de la casa, y sin bañarnos en sudor porque no pusimos el ventilador en la noche con tal de ahorrar. Solo hablo de ahorrar con conciencia. Y con eso tal vez ayudemos un poquito más al país.

Un país que está apostando por invertir en proyectos que empleen fuentes renovables de energía, como la solar y la eólica, a corto y mediano plazos, pero que hoy está contando con nosotros, y con las reservas (de conciencia) que aún no explotamos.  

   Le juro que no sé si esta historia tendrá o no un final feliz, pero creo que al menos podemos intentarlo.

.
 

Déjenos su opinion sobre lo que acaba de leer. Le invitamos al debate con nuestra comunidad de lectores
Su nombre:
Email (opcional):
Titulo de su comentario :
 
Su Opinion:
Codigo de Verificación
 

 

Existen 0 Opiniones de otros lectores sobre el mismo tema

 

 

En esta misma seccion: COMENTANDO
 ¿Qué queremos, capitalismo o socialismo?
 El terrorismo no es una imaginación
 La natalidad sigue bajando en Holguín
 La restauración por buenos rumbos
 Proteger el ozono: salvar la vida
 Elegía del lector prudente
 Donar sangre, una cultura en los cubanos
 ¿Reconocer vocaciones o formarlas?
 Trabajar para ser mejores
 Accidentes del tránsito: Peligrosos pero prevenibles
 Un premio a la vida
 Machismo vs felicidad
 Niños por el arte de la ecología y la naturaleza
 Entre el placer y el sufrimiento
 Holguín, ¿la tierra más hermosa?
 Elecciones por Cuba
 Valores y antivalores, de eso se trata
 Para evitar el SIDA
 No a la violencia hacia la mujer
 Licencia por paternidad, un derecho laboral común
 Cuba, muy alto en asuntos de desarrollo y derechos
 Soledad ¿acompañada?
 Alta tecnología para la inversión en Cuba
 Cubanos: más que un gentilicio
 El deber de conocer sus derechos
 Holguín entre las provincias más envejecidas de Cuba
 Jefes de buroes y otros males
 Por turismo llegó a Cuba y se quedó para siempre
 La familia: el mejor lugar
 Lo que quiere Cuba no es la base naval de Guántanamo
 Cuestión de ahorro
 Cuba, Haití, Estados Unidos… y la batalla anticiclónica por la vida
 Vivir sin humo se puede
 Más prevención contra el VIH
 D´Aquí es el rostro de la música holguinera
 Un paso de avance en las relaciones Cuba - Estados Unidos
 De Clara Setkin a Vilma Espín
 Desafíos en el tiempo
 Lactar es amar
 La historia del primero de mayo
 Desafíos ante el cambio climático
 Matthew en mi memoria
 ¿Dónde están las Lucías una vez más?
 Representa un reto para Holguín aumentar la natalidad
 Inicio | HOLGUIN | CUBA | PRIMER PLANO | EDUCACION | DEPORTES | CIENCIA COTIDIANA | SALUD | CULTURA | CIENCIA-TECNICA | COMENTANDO | FOTORREPORTAJE | HISTORIA | TRADICIONES | ENTREVISTAS |  Canal RSSContactos

editor@telecristal.icrt.cu - telf: 423610. /  Tirso Mastrapa Ardite, editor jefe - tirso@telecristal.icrt.cu


Última Actualización: 19/01/2018 12:24:02 PM GMT-05:00
Diseño y Programación: VirtuArte