Inicio
Canal Multimedia
Libro de Visitas
Archivo
Usuarios
Mapa del sitio
 
versión español version ingles
Coches, caballos y la ley física de Acción y Reacción
Autor :Dr. Luis Pérez Tamayo / Fotografías de: - Publicado: 03/06/2013 02:25:42 PM| 0 Opiniones

 Sin dudas existe entre nosotros, los sencillos seres humanos, un rechazo a tratar de “teorizar” sobre las cosas que nos ocurren a diario. Eso pasa
hasta cuando hablamos de pelota.

La conocida sentencia “ hablar menos, hacer más”, ha guiado a las generaciones precedentes conformando la clásica preferencia hacia la
actividad práctica, en desmedro de las disquisiciones teóricas propias del pensamiento reflexivo o deductivo.

El propio gran Newton nunca ocultó su preferencia por el razonamiento que se apoya en regularidades obtenidas de la actividad experimental práctica, para generalizarlas luego y elaborar leyes, que, en este caso, tienen un carácter empírico. Tales ideas alimentaron la corriente del empirismo, que sólo reconoce a la experiencia sensorial o práctica. como única fuente de conocimiento.

No obstante, ello no impidió al físico inglés adelantar algunas hipótesis acerca de la verdadera esencia de ciertos fenómenos  como, por ejemplo, la de que la luz se compone de pequeñísimas partículas luminosas. A pesar de que él jamás las observó en realidad, pudo intuir generalizando
ciertos resultados de observaciones o experimentos.

Para la generalidad de las personas en aquella época, resultaba irrelevante si la luz era un flujo corpuscular o una onda etérea, como afirmaban otros, pero hoy este concepto resulta esencial para la tecnología moderna.

El propio Newton elaboró tres postulados teóricos que, con el tiempo, se convirtieron en piedras angulares de toda la fisica.

Hoy nos referiremos a uno de ellos, tratando de ejemplificar cómo la teoría convive, aunque a veces oculta, en nuestra vida rutinaria.

Se trata del tercer postulado, o principio de la acción y reacción, el cual afirma que a toda acción o fuerza que se ejerce sobre un objeto, éste responda con una acción o fuerza igual y de sentido contrario.

Parece algo traído por los pelos, pues recordamos bien cómo caían los contrarios de nuestro Teófilo Stevenson al ser golpeados por éste en sus famosas peleas de boxeo, aparentemente sin responderle de la misma manera.

Pero seguramente el propio Stevenson sentiría, en el guante con el que golpeaba, una acción de rechazo. El hecho es que no es lo mismo recibir en la cara un golpe, como ocurría a los contrarios de nuestro campeón, que recibir el golpe de una cara en el guante, como le pasaba a Stevenson.

El secreto está en que la acción y la correspondiente reacción actúan puntos diferentes en cuerpos diferentes.

Usted dirá: bueno, si ese postulado es cierto, ¿Cómo es posible que pueda caminar un coche? El caballo, al halar, le aplica una fuerza hacia delante al coche. Pero si el caballo recibe del coche una fuerza igual pero hacia atrás, entonces éste deberá retroceder llevando consigo aloche.

Pero eso no sucede porque el caballo, para avanzar, aplica sobre el pavimento sus cascos y le comunica a éste otra fuerza hacia atrás, llamadade fricción o rozamiento.

Asimismo,  el pavimento le responde al caballo con una fuerza de reacción hacia adelante que neutraliza la fuerza de reacción del coche en sentido contrario. Es esta fuerza de reacción y de fricción del pavimento sobre el caballo la que hace mover al coche.

Debido a esto, sobre un pavimento resbaladizo, muchas veces los caballos patinan sin lograr mover al coche: en tales circunstancias se anulan las fuerzas de fricción.

Así se puede explicar porqué un libro, u otro objeto, al colocarlo  sobre una mesa,  permanece estático.

El hecho es que sobre él actúa siempre la fuerza de gravedad, que él a su vez aplica sobre la mesa, y la mesa le responde con una fuerza igual, pero hacia arriba. Pero a su vez esta fuerza es anulada por el peso del libro.

Por eso es que el libro no sale disparado hacia arriba.

Quizá todo parezca muy complicado pero no olvide el lector que precisamente el principio de acción y reacción es el que se aplica para mover esos raudos aviones…A  REACCIÓN.

.
 

Déjenos su opinion sobre lo que acaba de leer. Le invitamos al debate con nuestra comunidad de lectores
Su nombre:
Email (opcional):
Titulo de su comentario :
 
Su Opinion:
Codigo de Verificación
 

 

Existen 0 Opiniones de otros lectores sobre el mismo tema

 

 

En esta misma seccion: CIENCIA COTIDIANA
 Luz y temperatura
 Ciencia para el gran público: Única opción verdadera
 ¿Puede el cerebro interactuar con los objetos?
 Los rayos X : utilidad, peligro y probabilidades
 Los tres grandes misterios de la luz
 ¿Ingravidez en la tierra?
 Ondas sonoras en la vida moderna
 ¿Por qué calientan las hornillas eléctrica?
 La ciencia de punta en nuestros hospitales
 El bagazo ¿energía renovable perspectiva para Cuba?
 Celdas solares o el último misterio de la luz
 Probabilidades en la vida cotidiana, según la teoría
 El ADN o el secreto de la vida
 El Nobel de Física 2013, entre la alegría y la amargura
 La ciencia también se ocupa del desorden
 Las interesantes microondas
 Energía nuclear en bien de la salud
 ¿Por qué enfrían los refrigeradores?
 Cual laboratorios termodinámicos domésticos
 La ciencia cotidiana que nos rodea
 Energía nuclear, sus buenas y malas
 Coches, caballos y la ley física de Acción y Reacción
 Conservación de la energía en la vida común
 Plomo y radiatividad caidos del cielo
 ¿Cuánta electricidad nos toca a cada cual?
 ¿Cuánto pesa un kilogramo?
 Inicio | HOLGUIN | CUBA | PRIMER PLANO | EDUCACION | DEPORTES | CIENCIA COTIDIANA | SALUD | CULTURA | CIENCIA-TECNICA | COMENTANDO | FOTORREPORTAJE | HISTORIA | TRADICIONES | ENTREVISTAS |  Canal RSSContactos

editor@telecristal.icrt.cu - telf: 423610. /  Tirso Mastrapa Ardite, editor jefe - tirso@telecristal.icrt.cu


Última Actualización: 19/01/2018 12:24:02 PM GMT-05:00
Diseño y Programación: VirtuArte