Inicio
Canal Multimedia
Libro de Visitas
Archivo
Usuarios
Mapa del sitio
 
versión español version ingles
Mujeres, algo en broma y muy en serio
Autor :Abdiel Bermúdez Bdez. / Fotografías de: - Publicado: 06/03/2015 09:39:17 AM| 0 Opiniones

 Hay por ahí quienes dicen que fueron las generadoras del pecado. Yo siempre creí que había sido la serpiente, aunque a veces pienso que desde el inicio de los tiempos andamos con una costilla de menos, y ellas ni siquiera lo recuerdan.

Con los años he dejado de creer en esa denominación injusta de sexo débil. Y no lo digo amparado en todo lo que ha hecho la mujer en centurias y centurias de desarrollo humano, sino porque cada vez que uno veía en la televisión a Yumisleydis Cumbá, Daima Beltrán o Idalis Ortiz, uno decía: “¡Sexo débil de qué!, ¡mira pa’ allá qué clase de bíceps y de tríceps tienen las muchachitas esas!”.  Y uno le huía a cualquier posible manotazo de una mujerona de aquellas, que obviamente sabían el poder que tenían, como lo saben casi todas las mujeres cubanas desde que a Ana Betancourt se le ocurrió emancipar a la mujer. Y lo peor fue que el Padre de la Patria se dejó engatusar y nos embarcamos todos los hombres. Por eso hasta hace muy poco, cuando se iba a hacer un movimiento de cuadros, incluso antes de saber la disposición de esa persona, exigían tres requisitos esenciales: ser joven, negro y mujer.
 
Las mujeres son tremendas. Las he visto al mando de un central azucarero, al frente de un aula y de un hospital, dejando las calles como un espejo, dirigiendo los destinos de una provincia, o tirándose por la antena del televisor… Y lo confirmé: ya el sexo débil no es el de la mujer.

Dense cuenta: fuimos al cosmos, y ellas no quisieron quedarse atrás y fueron al cosmos. Claro, mandaron a una perrita primero, para saber si en el cosmos no había problemas con el enfoque de género. Y esa es otra cosa que al menos a mí me pone los pelos de punta, porque antes se hablaba en términos de: El hombre de las cavernas, Hay que salvar la supervivencia del Hombre… Pero ahora no. Ahora hay que decir: Hoy vendrán Cachito y Cachita con sus hijas e hijos a jugar con los primos y primas de Genaro,  porque los abuelos y abuelas de Cuquita se fueron de gira a la casa de los tíos y las tías de Concha, que se peleó con los vecinos y las vecinas… y así sucesivamente. ¡Y eso no es fácil!

Si una vez en la historia las mujeres fueron consideradas instrumentos de placer y preservación de la especie humana, ahora lo mismo señalan donde va a caer la bomba atómica, que hacen de cualquier chisme del barrio una explosión nuclear. Nuestras mujeres son así de cultas, inteligentes y versátiles.

Las desventajas de ser mujer las arrojan día a día en el rostro de los hombres: “Nosotras pasamos más trabajo porque tenemos la mala suerte de ver la marea roja de la menstruación todos los meses”. Así nos dicen, pero ninguna  aclara que esa “regla” femenina contribuye a regular el flujo sanguíneo.  Ahhhh, pero sí nos dicen que se les dobla la columna con la carga que llevan en el vientre durante nueve meses, pero ninguna menciona que esa carga no llegó ahí por casualidad, sino tras una o varias sesiones de entrenamiento o combate cuerpo a cuerpo.

Se quejan, sí. Pero ninguna ha pensado en nosotros, los hombres, sus divinos hombres, los responsables de poner el dinero en la mesita de noche para que él solito vaya caminando hasta la bodega o el mercado agropecuario a buscar lo que haga falta.

Ninguna ha pensado en nosotros, los hombres, los que debemos hacer el casi insoportable trabajo de subir los pies en el sofá a la hora de limpiar, o acomodar los cubiertos y los platos en el fregadero para cuando ella esté de ánimo y decida hacerlo, o apretar con todos los músculos del cuerpo el mando del televisor para ver el último juego de pelota.

Ahhhh, ¿ven? A nosotros nadie nos regala flores, ni poemitas sacados de Internet, ni nos  han dedicado un día especial en el calendario.  Por eso digo que hay diferencias que benefician a nuestras mujeres, no importa si tienen curvas infinitas o son aptas para competir en la copa mundial de espaldas alargadas hasta el talón.
 
Nuestras mujeres, que gustan de llevar el pelo largo o corto, y da igual si rubio, rojo, negro, rizo como un erizo, con un “colwey” o preferiblemente “lasiado” si se trata de andar a la moda.

Nuestras mujeres, tan hábiles para incorporarle a la cara una sonrisa de felicidad plena si llega una visita a la empresa, o un rostro de pura amargura y cólera funesta si el esposo –inocente hasta que se pruebe lo contrario– llegó con un perfume desconocido en el cuello y olor a ron en la garganta.

Mujeres complicadas, regañonas, celosas, altivas, chispeantes, nerviosas, frenéticas y apasionadas. Mujeres que pueden haber procreado uno, dos, tres o quién sabe cuántos seres; o haber decidido no tener ninguno, o estar peleando por su sueño en un hospital donde se hacen milagros.

Mujeres de todos los colores, los tamaños y las profesiones. Mujeres infinitas, mejores y peores, a las que algún loco llamó “reinas del Universo”, porque sencillamente para ser felices, a nosotros, con ellas, nos basta.

.
 

Déjenos su opinion sobre lo que acaba de leer. Le invitamos al debate con nuestra comunidad de lectores
Su nombre:
Email (opcional):
Titulo de su comentario :
 
Su Opinion:
Codigo de Verificación
 

 

Existen 0 Opiniones de otros lectores sobre el mismo tema

 

 

En esta misma seccion: TRADICIONES
 De orilla a orilla en cayuca por el Sagua
 De los inicios del cine en Holguín
 Arte del Locutor siempre admirado
 El orgullo de hacerse un “afro”
 Cultura y Revolución para siempre
 Con el Bayado, el vino, vino para quedarse
 La mariposa: Flor nacional cubana
 Madres como la vida
 Conservar para después
 Bella por dentro y por fuera
 El consumo de la Chaya en Holguín
 Para que la ciudad luzca más bella
 Gloriosos inicios de la prensa holguinera
 Agua que has de beber
 El encanto de Aniurka por la jardinería
 Mayo de flores y trabajadores
 470 años del Hato de San Isidoro de Holguín
 El amolador de tijeras
 Mujeres, algo en broma y muy en serio
 Un 8 de marzo lleno de reconocimiento
 La Guayabera fuera de percha
 ¿Adiós a los autógrafos?
 Tic, tac, tic, tic,…, aquí coas5…
 Enamoramiento
 Donde el tiempo no pasa
 Oficio de luchas
 Un día dedicado al amor
 Jhonson y su corneta china
 Países y ciudades por el carnet de identidad
 Inicio | HOLGUIN | CUBA | PRIMER PLANO | EDUCACION | DEPORTES | CIENCIA COTIDIANA | SALUD | CULTURA | CIENCIA-TECNICA | COMENTANDO | FOTORREPORTAJE | HISTORIA | TRADICIONES | ENTREVISTAS |  Canal RSSContactos

editor@telecristal.icrt.cu - telf: 423610. /  Tirso Mastrapa Ardite, editor jefe - tirso@telecristal.icrt.cu


Última Actualización: 23/02/2018 12:43:47 PM GMT-05:00
Diseño y Programación: VirtuArte